6 de Junio de 2020. Edición digital
Síguenos en:

Imagen principal de la noticia
Duende Ezequiel

Torralba y el Duende Ezequiel

En esta nueva entrega de leyendas sobre Cuenca, Alberto M. Rodríguez nos trae una historia llamada Torralba y el Duende Ezequiel. Torralba aseguraba que su Duende Ezequiel era capaz de predecir el futuro y así lo demostraban los hechos futuros que el duende le contaba y que más tarde se harían realidad.

Alberto M. Rodríguez
Comparte este artículo:

Eugenio Torralba nace en la ciudad de Cuenca, en el barrio de San Martín en el año 1.480. Desde joven empieza a estudiar medicina y tras hacerse médico, viaja hasta Roma para realizar un postgrado e iniciarse en la teología. Al acabar sus estudios se establece en Valladolid y abre su propia clínica médica en la ciudad. En muy poco tiempo, sus proezas curativas adquieren una gran fama y comienza a ser llamado y contratado por varias cortes nobles de Castilla y por los altos clérigos y sus órdenes religiosas.

En el año 1.507 tuvo como paciente a un clérigo de la Orden de Santo Domingo, quien, en compensación por sus servicios, le entregó un presente: un supuesto duende llamado Ezequiel. Esta criatura se ligaría al doctor Torralba estando a sus servicios y protegiéndole a lo largo de su vida. Eugenio se quedó sorprendido y cuando vio la figura del duende, ya que observó a una persona de carne y hueso con facciones pálidas, piel blanca, pelo rubio, talla escueta y con unas túnicas o ropajes de color rojo y negro. El sirviente miró al médico y le dijo: “yo seré tuyo mientras vivas y te seguiré donde quiera que vayas hasta el final de tus días”. El doctor Torralba volvió a su clínica en Valladolid con un sirviente, o al menos, eso pensaba él.

Predicciones y viajes imaginarios

Pasó el tiempo y con él, los rumores acerca del médico y sus trabajos. Se decía que, en los procesos curativos con los pacientes, usaba un pentagrama con el que se comunicaba con el supuesto duende Ezequiel. Éste le ayudaba a resolver dudas de medicina o a salvar personas. Otro hecho que llamaba la atención era que, de la noche a la mañana, el señor Torralba empezó a predecir eventos o hechos. Prueba de ello fue que en el año 1.510 comunicó a la corte española que vendrían malas noticias desde África y efectivamente, al día siguiente de su confesión, llegó un mensajero con la terrible noticia: uno de los grandes nobles de España, el señor García Álvarez de Toledo, había fallecido en combate. También predijo la Guerra de las Comunidades de Castilla, avisando unos días antes del levantamiento de comuneros de Castilla en 1.516. Predijo asesinatos, nombramientos españoles de altos cargos e incluso se atrevió con los juegos de azar. Según el médico todas estas predicciones eran fruto de Ezequiel, su duende.

La historia también nos cuenta como señor y sirviente realizaban viajes aéreos. Para poder daros un ejemplo de estos, os contaré el que quizás sea el más importante. La noche del 6 de mayo de 1.527 Ezequiel se presentó en los aposentos de Torralba para informar a su amo de que las tropas de Carlos III de Borbón atacarían y saquearían Roma. El médico, con gran desconfianza, pidió a Ezequiel que se lo demostrara y éste, pidió al doctor que se agarrara a un palo que contenía un nudo de raíz y que no tuviera miedo. Cuando Torralba tocó el palo, le envolvió una oscura niebla y tras una larga caminata, llegaron a Roma. Mientras paseaban por sus calles pudieron ver los atroces hechos que cometía el ejercito Borbón: robos, asesinatos, violaciones… Al cabo de unas cinco o seis horas, Torralba estaba de nuevo en Valladolid y acudió a las autoridades españolas para informar del acontecimiento. La sorpresa vino con el paso de los días cuando llegó a España la noticia de que efectivamente, Roma había sido atacada y saqueada el 6 de mayo de 1.527.

Grabado del Saqueo de Roma. Autor Martin van Heemskerck
Grabado del Saqueo de Roma. Autor Martin van Heemskerck

La Santa Inquisición

Como es lógico, el doctor Torralba adquirió una gran fama por estas predicciones y la Santa Inquisición se interesó en el caso. Lo persiguieron y arrestaron acusado de hereje y de pactar con el diablo y espíritus malignos, refiriéndose al supuesto duende que le servía. También fue acusado de prácticas nigromantes y artes oscuras. Finalmente, fue condenado a diez años de prisión. Sin embargo, él seguía admitiendo que, aun estando preso en su celda, mantenía contacto con Ezequiel e incluso, en momentos puntuales, el duende hablaba a través de su boca. Una de sus últimas predicciones fue que el inquisidor general español, Manrique de Lara, tendría un ascenso a título de cardenal y efectivamente, así sucedió. Con este suceso, el corazón del inquisidor se ablandó y consiguió un indulto para el doctor logrando reducir la pena de diez a tres años de prisión. Es aquí cuando se pierde el rastro de Eugenio Torralba, pero los rumores sobre él continuaron. Unos decían que se escondió, otros afirmaban que no fue indultado y que murió en prisión… pero, lo que sí se sabe es que Ezequiel avisó a su amo: ¡moriría el día que volviera a Cuenca, su ciudad natal!

En cuanto a la existencia del duende Ezequiel nunca se supo más, pero si sobre su personalidad. Mantenía una pequeña obsesión porque su persona se pareciera a la de los ángeles o los santos, algo que queda plasmado con su nombre. Además, hay diversas teorías acerca de este duende. Una, centra su origen en la India y afirma que solo era un sirviente con conocimientos avanzados a su época, similares a los de Nostradamus. Otra, la del periodista y escritor Jesús Callejo mantiene que la figura de Ezequiel podría ser una variedad de tulpa, (entes que se crean a través de la imaginación de alguien, en este caso, la de Torralba). Como última explicación, aunque algo más loca, se ha llegado a decir que Ezequiel era un posible extraterrestre.

No sabemos cuál de estas teorías será la correcta, pero lo que sí está claro es que esta historia ha quedado reflejada a lo largo de la historia por muchos autores como Cervantes, Ramón de Campoamor, El Padre Feijoo o Menéndez y Pelayo.

    PUBLICIDAD
  • Asoc. Comercio Cuenca. Volvemos a abrir
  • Globalcaja
  • Carnicas Araceli
  • Zamora Lopez Abogados
  • Casamayor a domicilio
  • Librería Toro Ibérico
  • Pequeos Sueos
Síguenos en:
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información