Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

POEMAS

Presentados en la primera exposición de “alAlimón” , proyecto artístico de los pintores Patricia Caldevilla y Javier Santana s con la poetisa Alicia Segovia.

Origen

Finas llanuras del horizonte confín,

tierras movedizas en larga hechura limítrofe al universo.

Caen como navegantes sobre el mar,

acequias y severos aires,

ramas ensombrecidas de luz azul.

Tus ojos. Amor. Origen.

Has abierto con tu cuerpo los sueños de un futuro.

Y la voz, que es comienzo, te llama,

y la voz, que es palabra, me ubica.

Sentido sobre carne y verbo,

que se pronuncia en el silencio de la noche eterna.

La piedra

El aire es inmortal, la piedra inerte

Cuando la noche abrevia la carne de los días,

puede que no sepa dónde cobijar la primavera.

Vencida y derrotada, las huestes de la vida

me hacen eco en tu recuerdo.

Mientras, sudo y palpito con el miedo del tiempo:

que nunca retorna al punto de partida.

Sin mencionar a la piedra,

que ni despierta ni acontece.

Pequeña luna

A Álvaro Nadal

Serena y silenciosa, la noche cabe en el universo

y dentro de su oscuro desengaño, vida.

Sale y entra por los ciegos recovecos.

Allí donde la ceguera ve y la calma sueña,

se encuentra contigo. Duermes.

Era tu cuerpo el que me rodeaba.

Cuando se hubo ido, comprendí que soñaba.

Saldrán otras mañanas para otros amantes

y lamentos en espera de que vuelvas.

Pero al sueño lo que es del sueño,

porque ignora la realidad y finge.

¿Oyes las cargas del futuro?

Redoblan mis tambores alrededor de la cama

y los ecos de nosotros aún se aman.

Habrá multiplicación de miles de sentidos

para repetir el mismo secreto de la misma boca.

Y huiremos como prófugos hasta la madrugada.

¡Ay, perfil esquivo del confín del cuerpo!

en el dique de la cama te extiendes y te resbalas

y al cabo curvas el tiempo para mí.

Si maduras y te alcanzo,

si la vigilia penetra las ventanas y sale a la calle,

si velo el que nos conozcamos,

sigue durmiendo cuando la pequeña luna se haga fin.

Juventud

Dice mientras sostiene lentamente

en su mirada la modernidad,

que todo llega con retraso

y en el frontispicio de la vida,

nada se adelanta.

Desconoce que no hay acto más sagrado

que no saber la respuesta.

La juventud, afortunadamente,

se desengaña a sí misma.

La chica dorada

A Beatriz López Lorca

Avanzan discordantes las líneas de la vida

y en el rumbo sin saberlo se separan,

rompiendo las leyes de la física.

Allí ibas tú, bella como ninguna,

vestida de mujer, siendo una niña.

Creí ver el futuro en tu cintura.

Seguí mi camino creyendo que querías

aquel pasado por futuro,

nuestra propia antología.

De recuerdos hipotéticos tengo el alma

llena como las cuencas de tus ojos

de azules imposibles.

Soñé que te escribía y me dijiste:

No vuelvas a la infancia con las manos vacías.

Me quedé en la madurez pensando en el pasado

y viendo las líneas en tus palmas

que ya se han separado de las mías.

Viena

A la manera de Stefan Zweig y Egon Schiele

El sueño de Viena cayó sobre toda Europa.

Vinieron claroscuros de la historia

y el ámbar de los dioses,

descendió en cascadas de ceniza.

En el estigma de las mujeres

que siempre pagan por la guerra

de otros hombres que luchan,

nace la civilización.

Cuando abrieron las puertas

hubo un instante de brillante humanidad.

El siglo XX aún gravita

entre nuestras oraciones.

Y sentada frente a una mirada

de distintos jueces,

huyes de la decadencia

con la dignidad del ayer.

Fuegos abocados / Focs abocats

Caían fuegos sobre palabras

no pronunciadas a tiempo,

almas que provocan a la eternidad.

Resbalan sobre la inercia de huir,

de ser quien se quiere ser,

no quien sabiendo que huye

por no ser siempre la misma

que ya no pudo haber sido.

Y el rojo estandarte en la cara de ira

y la tragedia del adiós.

La fuerza de buscarse libre,

desentendida del ayer.

Caían fuegos abocados desde los ojos,

una ruptura, el rapto de la vida, un renacer.

Queien focs sobre paraules

no pronunciades a temps,

ànimes que provoquen a l’eternitat.

Rellisquen sobre la inèrcia de fugir,

de ser qui es vol ser,

no qui sabent que fuig

per no ser sempre la mateixa

que ja no podia haver estat.

I el roig estendard a la cara de la ira

i la tragèdia del comiat.

La força de buscar-se lliure,

desentesa de l’ahir.

Queien focs abocats des dels ulls,

Una ruptura, el rapte de la vida, un renàixer.

(En catalán)

    PUBLICIDAD
  • Diputacion cuenca fitur 2022
  • UCLM
  • Conquense Seguridad
  • Gasoleos Marin
Síguenos en: