Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Disney y sus terrores

Alberto M. Rodríguez

Creo que, sin ninguna excepción, todos y todas conocemos algún cuento o película de la productora de Disney. Pero pocos o casi nadie sabe los misterios y terrores que realmente ocultan estos cuentos. Muchos de estos cuentos son adaptaciones de las narraciones de los Hermanos Grimm. Relatos que más que historias bonitas para dormir eran reflejo de la realidad en el día a día de las personas y servían para ejemplificar los peligros de la vida.

Comencemos con un clásico: Pinocho. Un juguete de madera cuyo ayudante es un grillo llamado Pepito. Su objetivo en la vida es convertirse en un niño de carne y hueso y finalmente lo consigue. Todo acaba felizmente para él. Os cuento ahora la historia real que publicó su autor italiano Carlo Collodi en el siglo XIX: el final de Pinocho es totalmente distinto, pues acaba ahorcado de un árbol y añadir que, a lo largo de sus aventuras, mata a su compañero Pepito. Además, se habla de que el hada que ayuda a nuestro protagonista es una versión de una niña muerta con rostro pálido, que es la que guía a Pinocho en la historia real.

En el caso de Cenicienta, la versión de los Hermanos Grimm es totalmente distinta: cuando el mensajero real busca la mujer del zapato de cristal y llega a casa de nuestra protagonista, sus hermanastras hacen auténticas locuras para que el zapato le valiese. Una de ellas se corta los dedos y la otra se corta parte del talón. Aún así, la historia sigue su curso y Cenicienta se casa con el príncipe, pero el relato original nos cuenta como unas palomas arrancan los ojos a las hermanastras durante el convite.

Os traeré más datos terroríficos y misterios y curiosidades del mundo de Disney, pero creo que, por hoy es suficiente. ¿Qué os han parecido estas versiones? ¿Creéis que sucedieron de verdad en siglos pasados?

Síguenos en:

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Saber más Aceptar