Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

¿Por qué ponemos el árbol en Navidad?

San Bonifacio

Cómo es tradición, todos los años en estas fechas, todas las personas ponen un árbol (natural o artificial) en sus casas y es adornado con bolitas, adornos, incluso manualidades. Pero pocas de estas personas conocen el origen de esta curiosa tradición. Yo me hice esta pregunta y aquí están las respuestas…

Hay varias teorías, historias o leyendas que nos cuentan el origen de colocar un pino o un abeto en nuestras casas. Una de ellas nos cuenta la historia de San Bonifacio. Esta historia, tiene a su vez, dos versiones: en la primera nos encontramos con que nuestro protagonista decidió quemar un roble en una montaña. Este roble era usado para realizar sacrificios y cuando fue quemado, sobre él creció un abeto. La gente de la montaña se tomó este suceso como un milagro divino, por lo que los cristianos tomaron a esta variedad de árbol como símbolo del cristianismo y de la celebración de la natividad.

La segunda versión nos cuenta que San Bonifacio taló un roble que era usado para consagrar al dios Thor de la mitología nórdica. Como buen cristiano, nuestro protagonista decidió eliminar por completo ese culto pagano y en su lugar plantó un pino como representación del cristianismo. La leyenda dice que le colocó manzanas en sus ramas evocando al pecado original del Edén, que Adán y Eva cometieron mordiendo la manzana prohibida. Añadir que esta leyenda transcurre en Alemania en el siglo VIII gracias a que San Bonifacio fue el encargado de evangelizar este país.

Otras leyendas

Otra historia nos lleva hasta Estonia a mediados del SXV. Se dice que un grupo de personas prendieron un árbol que presidía la plaza principal de la localidad. Esto comenzó con la costumbre de iluminar abetos coincidiendo con estas fechas.

Añadiendo una tercera teoría, en Gran Bretaña se afirmó que esta tradición la descubrió uno de los caballeros de la mesa redonda del rey Arturo: durante una campaña militar de búsqueda incansable del Santo Grial, el caballero observó entre los arboles uno que destacaba sobre los demás: vio un árbol lleno de luces que se movían como si de estrellas se trataran. Cuando lo contó a sus compañeros no dudaron en tomarlo como un símbolo o respaldo divino y cristiano. Comenzando así tan bonita tradición.

En cuanto a nuestro territorio se refiere, se cree que en España llegó el primer árbol de Navidad en el 1870, gracias a una princesa rusa llamada Sofía Trubetskaya. La princesa se casó con Pepe Osorio, partidario de la Restauración Borbónica. Vivieron durante un largo periodo en un palacio situado en el actual Paseo del Prado y para adornar dicho palacio ella recordó la tradición en su país, de decorar y adornar un árbol en las fechas de Navidad.

    PUBLICIDAD
  • Diputacion cuenca fitur 2022
  • UCLM
  • Conquense Seguridad
  • Gasoleos Marin
Síguenos en: