Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

La ardua batalla de los parques infantiles de Cuenca contra el vandalismo y el paso del tiempo

El Ayuntamiento de Cuenca adjudicó recientemente un contrato para que una empresa vele por el buen estado de estas instalaciones

9/9/2020 - Redacción
9/9/2020 - Redacción

El mal estado de los parques infantiles de la capital es desde hace años una de las preocupaciones habituales de las familias. Algunas de estas zonas de juego se han quedado viejas y están pidiendo una renovación, como la que ya se hizo hace un año en el parque San Julián. En otros casos el principal problema es el vandalismo, que una y otra vez la toma con estos espacios destinados al disfrute de los más pequeños.

Los parques infantiles reabrieron el 22 de junio tras más de tres meses clausurados, desde la declaración del estado de alarma en España por la pandemia del coronavirus. Los servicios municipales se encargan de desinfectar habitualmente los columpios, para que los pequeños conquenses puedan disfrutar con seguridad de estos juegos. Más complicado de controlar son los actos destructivos de los que estas instalaciones suelen ser víctimas. Ese es uno de los problemas habituales que sufren en el parque de Titiricuenca, cuya zona infantil sufre desperfectos, denunciados desde hace tiempo por los vecinos de la zona, que al final obligan a cerrar con vallas los columpios por el peligro que supone para los pequeños del barrio. El Parque de los Príncipes también suele ser víctima de actos vandálicos y este mismo verano un incendio afectó a la zona infantil y quemó parte de la vegetación.

En el apartado de instalaciones que son demasiado viejas se encuentra el caso de la zona de juegos del Parque de Santa Ana, en la que destacan las tablas sueltas y quebradas de los columpios, denunciadas también a través de las redes sociales por los padres de algunos de los pequeños que juegan en el Vivero. El Consistorio tenía previsto renovar durante esta legislatura varias zonas infantiles, pero como ocurre en casi todos los ámbitos, la pandemia ha descolocado todos los planes.

El Ayuntamiento de Cuenca adjudicó el pasado mes de julio un contrato para que una empresa, Eulen, se encargue del mantenimiento de los parques infantiles de la capital, para que las averías puedan arreglarse de la forma más rápida posible y para elaborar un inventario sobre el estado en el que se encuentran estas zonas de la ciudad. Con esta medida no se podrá evitar el vandalismo pero al menos servirá para que estas instalaciones estén dañadas el menor tiempo posible.

Además, los conquenses pueden comunicar cualquier incidencia relacionada con el mal estado de los parques infantiles a través de la aplicación Línea Verde, herramienta a través de la cual la ciudadanía puede comunicar al Ayuntamiento de Cuenca cualquier desperfecto y recibir notificación cuando ya esté arreglado.

    PUBLICIDAD
Síguenos en:
Advertisement