Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Foto: la Cuadrilla
Foto: la Cuadrilla

Bares y restaurantes deberán ofrecer al cliente la posibilidad de llevarse la comida que no se haya consumido

La nueva Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario aprobada el pasado lunes por el Consejo de Ministros contempla medidas de aprovechamiento para todos los agentes de la cadena agroalimentaria

14/10/2021 - Redacción
14/10/2021 - Redacción
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • El pasado lunes 11 de octubre, el Consejo de Ministros aprobaba el Proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, con el fin de “producir una drástica reducción del desecho de alimentos sin consumir que acaba en la basura y fomentar un mejor aprovechamiento de los mismos”. Tal y como señalan en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en los hogares españoles se tiran una media de 31 kilos/litros por persona en 2020.

    El principal objetivo de esta ley es que todos los agentes de la cadena agroalimentaria contribuyan a aprovechar los alimentos y evitar el desperdicio. Uno de los principales puntos de esta ley es que los establecimientos de hostelería deberán ofrecer al cliente la posibilidad de llevarse a casa la comida que no se haya consumido en el local, y deberán hacerlo sin coste adicional. Además, los consumidores tendrán que ser informados de forma visible, por ejemplo en la carta o el menú. Otros servicios, como los comedores, caterings, residencias u hospitales que tengan servicio de comedor también tendrán que cumplir este precepto.

    Los supermercados o tiendas de productos de alimentación deberán disponer de un lineal de productos cuya fecha de consumo preferente esté vencida, que tendrá que estar separado y diferenciado del resto de productos, cuyos precios deberán ser inferiores o deberán ser destinados a la donación.

    Asimismo, los alimentos que no hayan sido vendidos pero estén aptos para el consumo, deberán ser transformados en zumos o mermeladas. En caso de aquellos productos que ya no sean aptos para el consumo humano, “los alimentos deberán ser utilizados como subproductos para la alimentación animal o fabricación de piensos, para la industria, para la obtención de compost de calidad para uso
    agrario, o para la obtención de biogás u otro tipo de combustible”.

    Esta ley también contempla sanciones para aquellos agentes que no cumplan sus preceptos. Tal y como se contempla “el régimen sancionador establece cuatro tipos de infracciones graves, todas ellas relacionadas con la donación de alimentos, que pueden ser penadas con multas
    de entre 6.001 y 150.000 euros”. Algunas de estas infracciones pueden ser impedir mediante estipulación contractual la donación de alimentos; no donar o distribuir los excedentes, o que las entidades sin ánimo de lucro receptoras no mantengan unas correctas prácticas de higiene.

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: