Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Fotografía de la Asociación de Usuarios Ave Cuenca
Fotografía de la Asociación de Usuarios Ave Cuenca

Javier Barajas: "Si no hacemos algo nos borran del mapa"

Javier Barajas y Constancio Aguirre, portavoces de la Asociación de Usuarios AVE Cuenca explican el problema de los servicios Avant en la provincia y las dificultades de muchas personas para compaginar los viajes con sus horarios de trabajo. Aseguran que solucionarlo es clave para frenar la despoblación y atraer industria.

Actualizado: 6/5/2021 11:01 - Lucía Torres
Actualizado: 6/5/2021 11:01 - Lucía Torres
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Life! entrevista a Javier Barajas y Constancio Aguirre, portavoces de la Asociación de Usuarios AVE Cuenca, para conocer el problema con los horarios y precios que sufren muchos conquenses. Desde la asociación cuentan lo complicado que es para muchas personas trabajar en Madrid y vivir en Cuenca, una situación que no viven otras ciudades como Ciudad Real y Puertollano.

    Una asociación que nace en una cafetería, según cuenta Javier Barajas: “Empezamos a hablarlo en diciembre, antes de Navidad, nos juntamos en una cafetería para comenzar a movernos porque veíamos que se iba perdiendo servicios”. El portavoz añade que el servicio Avant ya era “bastante malo” antes de la pandemia, siendo fundamental para el crecimiento de Cuenca. “Es clave tener un servicio de alta velocidad eficiente y creemos que se está infravalorando, ni se está usando todo lo bien que debería”, añade.

    Los Avant nacen “con el nombramiento de las líneas como obligación de servicio público”, es decir, el Estado financia las posibles pérdidas que pueda tener la línea, explica Javier. Es un servicio dirigido a viajeros recurrentes, pero Javier afirma que llegó tarde y de forma no muy eficiente.

    Constancio Aguirre explica que la siguiente imagen son todas las ciudades que tienen servicio Avant, tanto con bonos como con billetes sueltos. “Estamos totalmente discriminados con respecto a ellos”, destaca.

    “Ese es nuestro principal objetivo y principal problema”, relata Javier. Trabajar en Madrid y vivir en Cuenca se hace muy complicado y, de momento, cada uno tiene que organizarse como pueda. Entre billetes, horarios y estaciones los principales obstáculos son los siguientes:

    Para empezar, Javier comenta: “Somos la única ciudad junto a Salamanca en la que solo puedes acceder a los servicios Avant con precios reducidos a través de la compra de bonos. El resto de las ciudades que tienen Avant pueden comprar billetes sueltos a precio reducido, pero aquí te ves obligado a comprar bonos de 10 viajes o de 30 a 50 viajes”.

    Por lo tanto, no sale rentable a la gente que vaya una o dos veces por semana, “sobre todo ahora en pandemia”, recalca Javier, porque tienen que gastar los viajes en un determinado periodo. Debido a la situación actual, ahora el tiempo para gastar los 10, 30 o 50 viajes ha aumentado, pero esa excepción acaba el próximo 30 de junio.

    Javier Barajas y Constancio Aguirre
    Javier Barajas y Constancio Aguirre

    “Normalmente tienes 8 días para gastar el de 10 viajes y el de 30 a 50 tenías un mes, ahora el bono de 10 lo puedes gastar en 20 días y el bono de 30 a 50 en 60 días, pero cuando se acabe volveremos a las pericias anteriores que dificultan mucho la organización”, explica Javier.

    La distribución de los trenes tampoco ayuda, en el sentido de ida “ahora mismo tenemos tres servicios Avant en todo el día”. Dos a primera hora (a las 7:45 y a las 8:12) y otro por la tarde (a las 16:07), entonces Javier explica el gran problema: “Trabajar en Madrid y vivir en Cuenca se hace muy complicado, lo vemos a diario y nos lo dicen que les gustaría vivir aquí, pero como no pueden llegar a Madrid antes de las 8:00 no pueden trasladar su residencia aquí”.

    En el sentido de vuelta hay un tren que sale de Madrid a las 6:45, “lo suelen coger gente que vive en Madrid y trabaja en Cuenca”, comenta Javier. Sin embargo, después no hay trenes hasta las 19:40, “13 horas sin precios reducidos”. Más tarde, a las 21:10 hay otro, pero según Javier, “no tiene sentido, sería mejor que estuviesen distribuidos a lo largo del día sobre todo para la gente que trabaja de 8:00 a 15:00, no llegan por la mañana y luego no tienen tren para volver”.

    *Imágenes de los horarios, separados o juntos

    “Es encaje de bolillos”, resume Javier. Cada uno se tiene que organizar como puede, “en coches particulares, en blablacar, hay gente que va de ida en el Avant pero para volver tienen que coger el bono caro”.

    Lo más curioso es que esto no pasa porque no haya trenes, tanto Javier como Constancio comentan que pasan 19 trenes en todo el día, de ellos paran 13 y de esos trenes solo hay tres con servicio Avant. A todo esto, le suman que Cuenca, al no ser una estación cabecera, sino una “de paso”, cuando es festivo en Alicante cancelan el tren.

    Nos sentimos discriminados”

    Javier Barajas explica que en su caso sí puede organizarse: “Le tuve que pedir a la empresa entrar más tarde, ellos entran a las 8:30 y yo llego a las 9:15 entonces te hacen ese favor y luego me quedo un ratillo más, en vez de salir a las 18:00, salgo a las 18:45 y cojo el tren de las 19:40”.

    Sin embargo, afirma que mucha gente no tiene esa suerte: “Lo hablamos en el día a día, lo típico de yo tengo un amigo, un cuñado, un tal… Que vive en Madrid y me dice que le encantaría irse a Cuenca vivir y no pagar 900€ o 1.200€ de alquiler en el centro de Madrid y no puedo ir a Cuenca porque los horarios que hay no me lo permiten”.

    El portavoz enumera situaciones de personas que tienen que estar en su trabajo a las 8:00 por ser horarios fijos, personas que salen a las 15:00 y no hay ningún Avant. “Alicia, una compañera nuestra, tiene el problema de que los viernes el tren de las 16:45 no puede cogerlo y se tiene que esperar a las 19:40 de la tarde allí en Madrid haciendo tiempo”.

    Fotografía de la Asociación de Usuarios Ave Cuenca
    Fotografía de la Asociación de Usuarios Ave Cuenca

    Por ello, es un problema muy ligado a la despoblación: “Creemos de verdad que con mejores horarios y más servicio, fijaríamos población aquí en la ciudad y la provincia”, asegura Javier.

    Además, comparan Cuenca con otras líneas de Castilla-La Mancha y la situación es muy distinta: “Desde Puertollano y Ciudad Real tienen 7 Avant diarios, antes de pandemia tenían 11”, aclara Javier y añade: “Nos sentimos discriminados ya desde hace años y cada vez vamos a peor y si no hacemos algo nos borran del mapa”.

    Por su parte, Constancio recalca que ya hace casi 30 años que disfrutan de este servicio: “Llegan antes de las 8:00 para poder trabajar y, siendo de nuestra comunidad autónoma, es una cosa sangrante”, añade.

    La lucha contra la despoblación

    Ambos reiteran el objetivo de la Asociación de Usuarios de Ave Cuenca, mejorar los servicios Avant y alta velocidad para frenar la despoblación “mientras que llegue la industria”, matiza Javier. Constancio también añade: “Y, sobre todo, hacer hincapié en la diferencia de por qué nos maltratan con respecto a Ciudad real y Puertollano”.

    Por ejemplo, Constancio señala otro dato para resaltar la buena posición de Cuenca: “Antes de la pandemia teníamos conexión de alta velocidad con 21 ciudades de España, es decir, tenemos una conexión estupenda. Después de Madrid éramos los que mejores conexiones teníamos y esperamos recuperarlas después de la pandemia, de momento ya tenemos conexión, que se acaba de inaugurar, con Elche y Orihuela, la de Murcia está prevista para el año que viene…”

    Hace poco consiguieron que aprobaran una moción conjunta, “simplemente algo simbólico, para que se dé apoyo por parte del Ayuntamiento y de los partidos políticos para solicitar mejoras a Renfe, Ministerio de transportes y del Gobierno de Castilla la Mancha”, señala Javier.

    También están pendientes de otras reivindicaciones: “Al alcalde le pedimos que mejore los autobuses urbanos que el que va a la estación son 2,15 y está fuera del bono. Que haya más frecuencias, pasa un autobús cada media hora y no es acorde a la llegada de los trenes, sobre todo los sábados y domingos, el primer tren que llega a Cuenca hay que esperar una hora”.

    Más a largo plazo, Constancio explica el proyecto que se espera en 2030: “Resulta que están en periodo de alegaciones del ave Madrid y Extremadura, que irá a Lisboa. Al principio no iba a pasar por Toledo, Talavera se ponía, pero al final el Ministerio ha decidido que sí. Entonces tanto la Junta de Extremadura como de Castilla la Mancha han pedido en sus alegaciones al Ministerio que se conecte la línea de Extremadura con la línea de Andalucía, a mí se me ha ocurrido que por qué no piden también que se una a la línea de Extremadura con la línea de Levante, la nuestra”.

    En un futuro cercano, ya tienen pensado realizar un acto de presentación de la Asociación de Usuarios de Ave Cuenca. Al mismo tiempo, ya están trabajando en una propuesta que enviarán a Renfe para que la estudie sobre los trenes necesarios.

    Javier remarca: “Lo que se pide no es una gran inversión sino que se use bien lo que tenemos”. Constancio también destaca que es “dar un servicio a los ciudadanos”. Además del beneficio para Renfe al incrementarse los viajeros y “para los inversores, los que quieran montar industria aquí se necesita estar bien comunicado de forma rápida con Madrid con Valencia”, añade Javier.

    Síguenos en:
    Advertisement