Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Foto: Facebook Ayuntamiento de Cuenca
Foto: Facebook Ayuntamiento de Cuenca

El pendón de Alfonso VIII, un hito simbólico de la ciudad cristiana de Cuenca

El estandarte se colocó en la ciudad cuando las tropas cristianas arrebataron las llaves de Cuenca a los musulmanes. Cada año, el pendón viaja desde la Catedral hasta el Ayuntamiento para conmemorar la hazaña medieval, aunque en este 2021 solo deambulará por el interior del edificio religioso

20/9/2021 - Laura Benedicto Melero
20/9/2021 - Laura Benedicto Melero
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • La palabra resiliencia se reencarna en San Mateo y aunque no nos regalará el habitual traslado del pendón desde la Catedral al Consistorio, sí que estará presente en el espíritu conquistador de Alfonso VIII, pues el pendón que clavó en la conquista de Cuenca en el 1177 paseará por la Catedral de Cuenca.

    Tal como recalca Antonio Rodríguez Saiz en el blog “Cuenca en el recuerdo”, “El pendón del rey Alfonso VIII que portaba D. Alonso Diego López de Haro, señor de Vizcaya, era alzado en el castillo de nuestra ciudad, al tiempo que Cuenca era puesta bajo la protección de la Virgen que, dice la tradición, ayudó a la conquista”. Así culminó una hazaña transformada en leyenda, en la que el pastor Martín Alhaja cedió la lana de sus ovejas a los soldados cristianos para burlar al vigilante musulmán ciego que custodiaba una de las puertas de entrada a la ciudad.

    Cada año, el concejal más joven de la corporación municipal es el encargado de trasladar el pendón desde el edificio religioso hasta el Ayuntamiento y después enviarlo de vuelta. Descansa, por tanto, la noche del 20 de septiembre y la madrugada del 21 en el edificio civil para volver de nuevo a su habitual hogar. La última ocasión en la que pudimos presenciar el acto simbólico fue en 2019, donde Nerea Sancho Beamud, acompañada por el resto de los ediles, el alcalde, las peñas de San Mateo, maromeros, la Banda Municipal de Música y el grupo de recreación histórica Conca, se encargó de transportar el pendón al posicionarse como la edil más joven.

    Lo exhibían desde el balcón para el disfrute de los allí presentes y bajo la promesa de devolverlo de nuevo la Catedral de Santa María y San Julián al día siguiente. El símbolo de la autonomía de la ciudad que Alfonso VIII arrebató a los musulmanes se exhibió por primera vez en el año 2015, a iniciativa del archivero municipal: Miguel Jiménez. Fue posible gracias a la actuación desinteresada de Luis Priego, profesor de la Escuela Superior de Restauración de Madrid, que decidió restaurar la pieza.

    En 1581, año en el que se celebró San Mateo por primera vez, el pendón ya aparecía como uno de los símbolos emblemáticos de los días de fiesta. Fue en 1977 cuando con motivo del octavo centenario se procedió a revisar su estado. La joya medieval permaneció custodiada en la Catedral trece años más, hasta 1990. Los vestigios que quedan de lo que fue en su día el pendón son ínfimos. Se tiene constancia de que en sus orígenes englobaba unas dimensiones de las que solo se han conservado una tercera parte. De hecho, se cree que la reliquia medía unos tres metros de largo por metro y medio de ancho.

    Al acto de este año, podrán acceder dos personas por peña ataviados con sus respectivas camisetas, así como miembros del grupo “Conca”, la mitad de los formantes de la banda Municipal, el clero de la Catedral, la Capilla de Música, fieles y todo aquel que desee acercarse hasta completar el aforo fijado en un máximo de 280 personas. Ambos eventos, tanto el de la entrega como el de la devolución del pendón, se podrán seguir por el canal de YouTube de la Catedral.

    Un San Mateo diferente, con celebraciones diferentes y con el deseo inminente de recuperar la tradición festiva el próximo año. Comienza la cuenta atrás.

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: