Síguenos:
Edición digital

Fotografías y vídeo de Héctor&Müller.
Fotografías y vídeo de Héctor&Müller.

Beatriz Fernández: "La gimnasia rítmica en Cuenca ha tenido muchos éxitos, trabajamos para que siga creciendo"

En pleno verano y mientras el fútbol o el balonmano siguen de vacaciones, en Cuenca continúa emergiendo cada vez con más fuerza un deporte como la gimnasia rítmica. Cuatro clubes en la ciudad avalan a un deporte con la misma proyección que sus deportistas, niñas que desde los cuatro años perfeccionan sus habilidades y se preparan para competir con la élite regional y nacional.

8/7/2021 - Javi Pintado
8/7/2021 - Javi Pintado
  • PUBLICIDAD Diputación de Cuenca. Estamos Cerca
  • Nos hemos adentrado en el CD Esperanza Calvo de Gimnasia Rítmica, un club con más de 40 niñas que no para de crecer. La entrenadora del grupo competitivo, Beatriz Fernández Andrés, es entrenadora nacional y técnico nivel 3 en gimnasia rítmica por la Federación Española de Gimnasia en el Centro de alto rendimiento deportivo de Madrid (CARD).

    Bea nos ha abierto las puertas del club en pleno entrenamiento, al fondo Nerea Martínez, Aitana Navalón, África Cañas, Carla Desviat, Nora Sánchez, Carolina Ferrer, Natalia Serrano, Ainara Arribas, Coral Desviat, M.Dolores Romero, Elizabeth Villalba, Valeria Hortelano y Leire Sánchez terminan su calentamiento con la equipación oficial y empiezan la técnica de aparatos. Charlamos con su entrenadora antes de disfrutar de una divertida mañana.

    P. Háblanos del club para conocerlo mejor.

    R. Este club se llama Esperanza Calvo, el nombre es por una gimnasta que murió muy joven y se hizo el club en su honor, estamos muy arraigados a su familia. Ahora mismo tenemos tres grupos, uno de pequeñas, que son la cantera, la parte de competición que son las que salen cada fin de semana a rivalizar con el resto de provincias de Castilla-La Mancha y a nivel Nacional y también tenemos la escuela para las niñas, que le gusta la rítmica pero que no tienen tanta proyección. La idea es que puedan entrenar el deporte que les gusta.

    ¿Cuantas niñas componen el club en total?

    Pues la verdad que este año ha sido muy difícil, primero nos cambiaron de un pabellón a otro y sobre todo la situación del Covid. Hay algunos papás que tienen un poco de miedo, no sabían cómo íbamos a entrenar todas juntas porque, aunque se puede entrenar también de forma individual, a nivel escolar lo hacemos en conjunto.

    Este año hemos tenido algún bajón pero en torno a 40 niñas entre escuela y competición, más el grupo de las chiquitinas que son unas diez.

    El Esperanza Calvo no es el único club de gimnasia rítmica en Cuenca, ¿no sería mejor unificarlos y que tuviera más recursos?

    En Cuenca somos cuatro clubes de competición, hay tres que estamos participando más en Nacionales. Lo que comentas...estaría bien, pero si que es verdad que por unos problemas o por otros al final ha habido división entre las Junta Directivas y las entrenadoras y se han separado los clubes.

    ¿Cual es el rango de edad que manejáis?

    En la parte de competición la más pequeña tiene 7 años y las mayores 16, a punto de los 17.

    Y en cuanto a los entrenamientos, ¿se dedican muchas horas?

    En verano, que es cuando más tiempo tenemos, dedicamos unas cuatro horas al día para prepararlas para el invierno. Venimos de lunes a jueves, cuatro horas por la mañana.

    Si hablamos de competición, ¿las niñas viajan cada fin de semana?

    Este año menos, pero si que es verdad que a través de los campeonatos virtuales han podido participar casi todos los fines de semana en alguna competición. De normal, nuestro trabajo se basa en entrenar entre semana y viajar sábado y domingo a competir, lo normal es que salgamos cada fin de semana con dos o tres niñas.

    La pandemia ha sido un gran impedimento este año a nivel de competición, ¿también para los padres?

    Al final los papás si que se dan cuenta que la vida sigue y que la niña no va a dejar de hacer un deporte que le gusta si aquí tenemos cuidado. Entrenamos en el pabellón con las puertas y las ventanas abiertas, tenemos un protocolo Covid-19 bien marcado, cada dos horas desinfectamos el tapiz aunque sean grupos burbuja. Entrenan con su mascarilla, la toalla en el tapiz...los padres viendo el protocolo que llevamos se han animado más y vienen más tranquilos.

    Y antes de la pandemia más encantados aún ¿no? es un deporte muy llamativo y colectivo.

    Claro, se crea mucho compañerismo. Al competir juntas tienen mucha unión entre ellas y lo llevan fuera de los entrenamientos.

    Cuenca y la gimnasia rítmica han estado muy ligadas en los últimos años.

    Si, es cierto. Al ser cuatro clubes en Cuenca...participamos en todo, lo que nos cuenta el Ayuntamiento o Diputación sobre este deporte intentamos estar ahí. Este club ha pasado muchos controles -pruebas que se realizan por Comunidades Autónomas-, todos los años hemos tenido participación nacional.

    En Cuenca ha habido gimnastas con proyección por la Federación de Castilla-La Mancha de cara a ser representantes de la Selección Española. Hay gimnastas que han llegado a estar entrenando en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, Lucía Romero por ejemplo, estuvo cerca de acabar en la selección. La gimnasia rítmica en Cuenca ha tenido muchos éxitos, trabajamos para que siga creciendo

    Háblanos de ti, Bea. Ahora entrenadora, pero también has conseguido éxitos en gimnasia rítmica.

    Yo fui gimnasta por mi hermana, ella empezó y mi me encantaba lo que hacía. Mi padre era el presidente del club en ese momento, las entrenadoras querían un montón a mi hermana y entre todas me animaron a venir. Empecé con tres años y a los cinco ya estaba en competición...he sido con el tiempo campeona de Castilla-La Mancha, he ido a un nacional y enseguida empecé a entrenar en la escuela. Entrenaba a niñas de 14 años teniendo yo 16, pasaban de ser mis compañeras a ser mis alumnas.

    ¿Hay alguna edad límite para dejar de ser gimnasta?

    Pues esto ha cambiado mucho ahora, antes con 20 años las gimnastas se retiraban. Llevamos en torno a diez años cambiando mucho la forma física de las gimnastas, a parte de que sea flexible necesitamos que esté sana y esté fuerte. Antes si tu pierna era la derecha lo hacías todo con eso, con la otra te terminabas por desequilibrar. Ahora trabajamos mucho los dos lados para que no salgan lesiones a largo plazo, les estamos alargando la vida deportiva muchos años.

    La gimnasia rítmica es un deporte que todo el mundo ha visto por televisión, pero que está aún por descubrir en profundidad.

    Estoy de acuerdo (risas). Tenemos cinco aparatos, pelota, cinta, cuerda, aro y mazas. Hay aparatos más sencillos y otros más complicados, nosotros intentamos enseñarle todos a las niñas. Hacemos técnica de aparatos en los entrenamientos -aprender a manejarlos y cómo se utilizan correctamente-, también hacemos técnica corporal -aprender a colocarnos y saber qué músculo hay que apretar para hacer cada cosa- y luego la parte de las montajes.

    ¿Y en cuanto a apoyos de las instituciones?

    Diputación nos ayuda mucho, todos los años saca subvención. El Ayuntamiento nos ayuda un poco menos pero también es verdad que es el que nos proporciona las pistas para entrenar, si sabe que entrenamos todo el año nos hace una rebaja en el alquiler de las pistas y sobre todo el tema de la escuela municipal, es del Ayuntamiento y sale cada cuatro años o cinco. Cada club presenta su proyecto y el que mejor se ajusta a las condiciones que te pide el Ayuntamiento, le dan la escuela durante cuatro años.

    Vamos terminando, ¿qué objetivos tiene por delante el club?

    El verano es para preparar el invierno, pretendemos llegar a septiembre con un conjunto Junior. En septiembre se hace el control en Albacete para pasar al Nacional, que sería en diciembre. Es verdad que al resto de gimnastas, sea en conjunto o individual, aprovechamos el verano para meter caña de físico y aparato para montarles sus ejercicios y que en septiembre cuando puedan entrenar menos horas ya tengan todo para trabajarlo y llegar a los campeonatos en la mejor forma posible.

    Siempre compaginando la gimnasia rítmica con los estudios.

    Eso es, yo como gimnasta te tengo que decir que cuanto menos tiempo tienes, mejor te organizas. Se lo digo siempre a mis niñas, no me vale que me digáis que no podéis venir a entrenar porque tenéis que estudiar, lo que hay que hacer es organizarse. Cuando yo entrenaba tres horas al día, sabía que tenía dos horas para estudiar y hacer los deberes. En esas dos horas hay que hacerlo y aprovechar el tiempo. Os digo una cosa, todas las niñas que están en competición llevan unas notas impolutas.

    Qué mejor que terminar así. Gracias por todo, Bea.

    "Gracias a vosotros por venir a vernos".

    Síguenos en:

    Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

    Saber más Aceptar