Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

El descenso al infierno de los recuerdos de ‘La Nena’

7/4/2021 -
7/4/2021 -

La misteriosa novelista Carmen Mola puso punto ¿y final? a su primera saga de libros, protagonizados por la inspectora Elena Blanco, con la publicación de La Nena. Las duras escenas que encadenan la narración trascurren, en parte, por aquellos pasajes de Cuenca que tan bien conocemos.

La senda, que se inició con la llegada a las librerías de La Novia Gitana en 2018 y ha continudo con el alumbramiento de La Red Púrpura y La Nena, se ha ido volviendo cada vez más tortuosa, creando en nuestras mentes reflejos directos de los oscuros secretos que guardan los personajes de la novela. Estos están marcados por traumas del pasado, reminiscencias de una existencia basada en el dolor y el sufirmiento, que rubrican cada uno de los pasos que les dirigen hacia el mañana. La espera de un mejor porvenir se convierte en la única oportunidad de subsistir. Si habéis leído algo de Carmen Mola, sabéis que tiene el don de no dejar a nadie indiferente. Con escenas brutales, Mola posee la capacidad de evocar situaciones que nos erizan la piel e incluso revuelven los estómagos más sensibles.

La acción de este relato arranca en la noche del fin de año chino, que extingue sus días dando pie al año dominado por el cerdo, desde luego, no podría ser más acertado, sin spoilers. Con una acción trepidante, escenas que se encadenan de tal manera que hace imposible que soltemos el libro, consigue que nos engañemos a nosotros mismos pensando un capítulo más y a la cama, pero no es uno, son dos, tres... hasta que el telón se alza y el acto se desplaza a la ciudad de Cuenca, haciendo todavía más tangible la posibilidad de imaginarnos las duras situaciones y el sufrimiento de los protagonistas en su lucha a contrareloj contra una diosa Fortuna que no planea concederles tregua. Así, somos testigos de la dura batalla de los personajes, que se enfrentan a una salvaje realidad mientras luchan contra sus propios demonios. Juegos mentales que se dan cita en las calles de Cuenca, donde confluye lo real de lo soñado, donde los estrechos callejones se convierten en espirales eternas, donde es imposible hallar una salida. Y nosotros, acabamos atrapados con ellos.

No os miento si os digo que la noche que acabé el libro fui incapaz de conciliar el sueño durante horas, al sentir tan cercana la oscuridad que encierran las líneas de La Nena.

Carmen Mola ha irrumpido con fuerza en la narrativa policiaca española. Con su estilo rápido de frases cortas, concisas e irreverentes, ha dado un paso adelante revitalizando el thriller español, en ocasiones depauperado por el sentido monótono que imprimen algunos autores del género. Pero el misterio no se limita únicamente a sus novelas, Carmen Mola es el pseudónimo de una escritora- o escritor- que ha decido ocultar su identidad a los miles de lectores, y curiosos, que se devanan los sesos tratando de descubrir quien se esconde bajo este nombre ficticio. Reconozco que yo misma, de natural curiosa, he elaborado juegos de anagramas buscando encontrar similitudes de este nombre con el de otra personalidad- del mundo literario o no- , pero no he sido capaz de hallar una respuesta. Quizá debería aprender algo de la inspectora Elena Blanco.

Contenido archivado en:
    PUBLICIDAD
  • Precios Locos NStore
  • Talleres Manchegos
  • Pequeños Sueños
  • Gasoleos Marin
Síguenos en:

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Saber más Aceptar