Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Cuidar la estética del centro de Cuenca es un trabajo de todos

25/10/2021 - Redacción
25/10/2021 - Redacción
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Poco queda de aquel centro de Cuenca que se erigía como el corazón de la ciudad, un motor que permitía que la vida siguiera fluyendo por la capital, una llama que poco a poco ha ido apagándose. Carretería se posicionaba como el centro comercial y de ocio para los conquenses, en el Parque de San Julián se escuchaban las risas de los niños y era mucho más que lo que es hoy en día; el centro, en definitiva, era el centro. Pero por razones que se escapan de nuestro entendimiento, el centro dejó de ser el centro y ahora es más un barrio de paso que de estancia.

    El abandono de los locales comerciales se ha convertido en la tónica actual, comercios de toda la vida que han cerrado sus puertas debido a la decadencia, y que en los últimos veinte años han provocado un cambio de imagen radical. ¿Y cuál es hoy la cara del centro? Digamos que hay que quitarle las legañas, que son bastantes.

    Sánchez Vera, Carretería, Cardenal Gil de Albornoz... son varios los locales de estas calles que necesitan cuidar su estética, algo que a su vez contribuiría a mejorar la imagen del centro. Estos locales abandonados dan la misma imagen para el centro, una impresión de abandono que se extiende a todo su terreno, y que no se trata de un espejismo irreal, porque mentira no es, porque cada vez hay menos vida, menos luces, menos interés por el centro.

    Franquicias y negocios locales tradicionales salen espantados de esta parte de la ciudad con el paso del tiempo. Los pocos negocios que abren sus puertas en la zona son de origen extranjero, que contribuyen igualmente a conservar esa poca vida que le queda al centro, pero que nos hace plantearnos la siguiente cuestión: ¿por qué? ¿Qué estamos haciendo mal para que cada vez haya menos negocios conquenses en Cuenca?

    Algunos de estos nuevos comercios que se lanzan a la aventura de emprender en el centro de nuestra ciudad dejan mucho que desear en cuanto a su estética. Sus letreros, escaparates o iluminaciones se adaptan poco a la estética del centro conquense. Y he aquí la gran pregunta: ¿cuál es la estética del centro de Cuenca? Quizá el Ayuntamiento tendría que emitir una ordenanza donde se regule este aspecto y establecer unos mínimos de obligatorio cumplimiento por parte de los comercios a nivel de imagen.

    No podemos dejar de destacar aquellos comercios que ponen todo su empeño por cuidar su estética y en consecuencia, la de la ciudad, a través de escaparates muy cuidados, con un gran trabajo de diseño; un gran atractivo que debería ser el modelo a seguir por el resto de negocios.

    El centro de nuestra ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad, debería ser su mejor carta de presentación, un lugar al que se le tenga ganas, un centro neurálgico y de reunión donde se pueda aprovechar el tiempo y no sea un mero lugar de pasada. El corazón de Cuenca pide volver a latir y bombear vida, y para que eso suceda, somos los conquenses los que le tenemos que dar las bocanadas de oxígeno.

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: