Síguenos:
Edición digital

Estamos trabajando en ello

Por Leo Cortijo

Comparte este artículo:
25/6/2021
Comparte este artículo:

Cuatro palabras, una forma hilarante de pronunciarlas, un político venido arriba y un rancho en Texas. Todo en la coctelera dibuja como resultado a Aznar resumiendo un encuentro con Bush a través de una frase que para todo el mundo resuena con el mismo retintín: «Estamos trabajando en ello». Versatilidad y facilidad para los idiomas aparte, el expresidente del Gobierno demostró que esa huera expresión puede decir tanto y tan poco al mismo tiempo. Él la popularizó y desde entonces, sin utilizar el tonito texano, eso sí, ha sumado muchos y muy diversos imitadores. Sobre todo entre la clase política y más cuando se les pregunta por obligaciones que cumplir, tareas por hacer o deberes pendientes. Con esas cuatro palabras –o algunas muy similares pero de igual connotación– despejan el balón de un pelotazo al área contraria cuando los periodistas, con sus atinadas preguntas, les arrinconan en sus porterías. A algunos solo les queda colgarse del larguero. Y esto no es exclusiva de azules o de rojos. Tampoco de morados, verdes o naranjas. Es un comportamiento inherente al poder ejecutivo.

Esta Cuenca nuestra, vetusta y patrimonial desde la primera hasta la última piedra que la conforma, parece que en las últimas semanas acusa los achaques de la edad. O de algo más… El miércoles conocíamos que la asociación Hispania Nostra, cuyo objetivo es proteger aquella parte del patrimonio cultural y natural que se encuentra en situación de abandono o en peligro, ha incluido a la iglesia de la Virgen de la Luz en su Lista Roja. Básicamente, porque el interior del templo «amenaza desprendimiento» y porque las pinturas murales que lo decoran se encuentran en un estado «lastimoso» y con «grave peligro de perderse». La situación no es nueva. De hecho, el párroco de esta iglesia dice que las grietas que ‘decoran’ el techo llevan ahí un buen tiempo. Años y años. Es más, afirma que hay un estudio sobre la mesa desde hace más de una década sobre el asunto en cuestión.

Pero ahí sigue el desaguisado. Estamos trabajando en ello… El concejal con jurisdicción en esta materia del actual Ayuntamiento –antes hubo otros– explica que le ha trasladado al Consorcio de la Ciudad que acometa las obras con la mayor premura posible. Esperemos que le hagan caso, pero lo veo azul oscuro casi negro. Los temas de palacio van despacio y en esta ciudad, que en eso es nivel premium, la ‘despaciosidad' no se mide en semanas o meses, sino en lustros o decenios. Es la marca de la casa. En Cuenca nos hemos pasado el juego del «estamos trabajando en ello» varias veces. Ni una ni dos. Lo hacemos casi a diario. ¿Hay un bache sin arreglar, un banco sin poner o una acera sin sustituir? Estamos trabajando en ello. ¿Ese ilusionante proyecto que se prometió a bombo y platillo no llega ni a la de tres? Estamos trabajando en ello. ¿Hay servicios esenciales que se recortan sin miramiento y nunca vuelven a reemplazarse? Estamos trabajando en ello. ¿Hay un muro que amenaza con venirse abajo, y finalmente lo hace, junto al icono más importante de la ciudad? Estamos trabajando en ello.

Y, ojo, no caigamos en el error. La muletilla es de hoy, de ayer y de anteayer. Lo triste es que sea también la de mañana, pasado mañana y el mes que viene. Porque nunca se sabe cuándo puede volver a derrumbarse algo si el tiempo avanza y avanza sin que nadie mueva ni un dedo. O cuántos días pueden transcurrir para que cualquier elemento del mobiliario urbano roto o deteriorado sea sustituido. O cuántos viajes debemos ver pasar para que la ciudad esté conectada por tren y AVE como Dios manda. La respuesta casi siempre es la misma, nos la sabemos de memoria. Repitan conmigo: Estamos trabajando en ello.

Contenido archivado en:
    PUBLICIDAD
  • Diputacion cuenca fitur 2022
  • UCLM
  • Conquense Seguridad
  • Gasoleos Marin
Síguenos en: