Síguenos:
Edición digital

No somos ciudadanos de segunda

Por Leo Cortijo

Comparte este artículo:
5/2/2021
Comparte este artículo:

Hazme un favor: mira en el DNI tu lugar de residencia. Seguro que figura Cuenca capital o alguno de los 238 municipios de la provincia. Si por la razón que sea este artículo ha llegado a tus manos y vives en eso que se ha denominado la España vaciada, lo que vas a leer a continuación también va contigo. Hasta donde logro entender, ese documento te acredita como español a todos los efectos, en lo positivo y en lo que no lo es tanto. En derechos y en obligaciones. Y lo eres exactamente igual que el que posee otro como ese aunque viva en Madrid, Barcelona, Valencia, Vindel, Altarejos, Pajaroncillo o Villaconejos de Trabaque. Eso, al menos, es en la teoría, porque así lo recogen tanto la Constitución como las leyes que nos amparan. Pero no en la práctica.

El último ejemplo de que no es lo mismo la teoría que la práctica tiene que ver con el tren convencional. Desde el temporal que azotó estos lares –como otros muchos del país– la línea de ferrocarril que conecta con el levante sigue sin restablecerse. Algunos ven en ello un cierre encubierto del servicio en tanto y cuanto no resulta rentable. Lo cierto es que el tiempo pasa, la situación sigue siendo la que es, y la solución no termina de llegar. Y como son cuatro gatos los que utilizan esa línea, el ruido que se hace es menor. ¿Estaría interrumpido el cercanías que une la capital de España con Fuenlabrada más de un día? Permítanme que lo dude… Aquí sí que pasa. Y en Soria puede que también. Y apostaría lo que llevo en el bolsillo a que en Teruel tampoco se quedan atrás en este sentido.

Es realmente lamentable porque supone asumir una derrota más como territorio que languidece demográficamente. Es seguir retrocedido posiciones en esa batalla contra la despoblación. Morir lenta e indoloramente… Hoy es el tren que conecta a ninguna parte, mañana una autovía que no llega a su destino y pasado cualquier otra cosa. Circunstancias varias que hacen que así resulte muy difícil creerse que en España no hay ciudadanos de primera y de segunda.

Tristemente, si vives en esta España vaciada tienes muchas papeletas para sentirte español de segunda. Y aquí en Cuenca, querido amigo, vivimos en el ojo del huracán de este problema. Hubo tiempos peores, cierto. En los que se cerraban colegios o centros de salud porque a los primeros iban pocos niños y a los segundos pocos enfermos. Como si esos niños y esos enfermos no tuvieran el mismo derecho a una educación y a una sanidad que el madrileño de Hortaleza, el barcelonés de Les Corts o el valenciano de Benimaclet. Si tanto la educación como la sanidad son públicas, lo tienen que ser hasta las últimas consecuencias. Cueste lo que cueste. Insisto: es un derecho fundamental. Y el asunto es el mismo si hablamos de comunicaciones, infraestructuras o cualquier otro tipo de servicio esencial. De lo contrario, el sistema es profundamente injusto porque no protege en igualdad de condiciones los derechos de uno y los de otro. A pesar de que en el DNI ponga que los dos son españoles.

Ya lo he dejado escrito en esta misma tribuna en alguna ocasión: ¿cómo vamos a combatir así realmente la despoblación?, ¿cómo queremos que venga alguien si partimos de salida con un hándicap tan injusto? No creo que haya nadie en su sano juicio que se crea de verdad que territorios como éste van a recuperar habitantes sin antes no nutrirse de servicios. Habrá que tener la casa bonita para que la gente quiera venir, digo yo… Pero vaya, que eso son anhelos que suenan a utopía. Disparemos en corto y centrémonos en los que todavía habitan esos pueblos de la España vaciada. Porque a ellos, que aún no han emigrado o no han dejado este mundo, hay que garantizarles sus derechos. No abandonarlos a su suerte, viendo cómo languidece la tierra que pisan. Es duro, pero es tal cual. La pregunta que deberían hacerse todos aquellos que alguna vez tuvieron capacidad de mando o de decisión es la siguiente: ¿Qué se fue antes de ese territorio, la gente o las administraciones?

Contenido archivado en:
    PUBLICIDAD
  • Campaña piezas pan
  • Pequeños Sueños
  • Gasoleos Marin
  • El despertar de los sentidos
  • UCLM
Síguenos en:

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Saber más Aceptar