Síguenos:
Edición digital

Belmonte, un paseo por la historia medieval

Es la época perfecta para visitar Belmonte y dar un agradable paseo por sus calles, sin prisas, para poder apreciar cada detalle de su historia. Además de su imponente Castillo que cuida de la villa de Belmonte, podremos conocer la Colegiata de San Bartolomé, el Palacio del Infante Don Juan Manuel, la Casa Bellomonte, las Ruinas del Hospital de San Andrés o los molinos de viento

27/9/2020 - Redacción
27/9/2020 - Redacción
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Este fin de semana os invitamos a visitar uno de los lugares con más solera de la provincia de Cuenca, Belmonte. Un pueblo que vio nacer a Fray Luis de León, que acogió a su más famosa vecina, Eugenia de Montijo -emperatriz de Francia por su matrimonio con Napoleón III- y que ahora, siglos después, tiene como embajadora a Marián García, conocida como la Boticaria García, quien hace unos años cambió la farmacia familiar de Belmonte por la divulgación científica y sanitaria, convirtiéndose en una reconocida influencer con más de 355.000 seguidores en Instagram.

    Y ¿qué podremos apreciar durante nuestra visita? Aquí os damos algunas sugerencias.

    La Colegiata gótica de San Bartolomé, del siglo XV, que acoge una espectacular sillería de coro, la primera de toda la península ibérica que fue tallada con imágenes y que proceden de la Catedral de Cuenca (de donde se trajeron en el siglo XVIII), y un imponente órgano del siglo XVIII utilizado todavía para algunas celebraciones y conciertos de música sacra.

    El Palacio del Infante Don Juan Manuel (antiguo alcázar) que, pese a haber estado durante años en ruinas, ha sido reconstruido y convertido establecimiento hotelero. Todavía se pueden visitar sus restos arqueológicos más interesantes como la torre del homenaje y el arranque de una torre pentagonal en forma de proa. También ha sido reconstruido el claustro del convento de las monjas dominicas que se instaló en el edificio a finales del siglo XV.

    La Casa Bellomonte, una recreación de casa real del siglo XV que contiene varios muebles y utensilios de la vida cotidiana de un burgués de aquella época, además de una armería histórica digna de visita.

    Las Ruinas del Hospital de San Andrés, edificio mandado construir en 1415 para curar enfermos pobres y hospedar peregrinos que constaba de un templo gótico, un patio central con columnas y ricos artesonados de madera. Hoy en día se pueden apreciar las ruinas interiores, los muros exteriores y la puerta de la iglesia.

    No podemos olvidar visitar la Ermita dedicada a la Virgen Ntra. Sra. de Gracia, coronada Patrona de Belmonte, y acercarnos a los molinos de viento de Belmonte, destacando el Puntal, único que conserva toda su maquinaria y se puede visitar por dentro. Un sitio mágico donde se pueden admirar los mejores atardeceres de Belmonte.

    Y todo ello acompañado de un agradable paseo por sus calles, sin prisas, para poder apreciar cada detalle de su historia. Os invitamos a pasar por la puerta de Chinchilla, la de Almudí y el arco de la Estrella, contemplar la arquitectura del antiguo convento de los franciscanos (actualmente centro de salud) o la casa Pósito, lugar destinado hace siglos a hacer acopio de granos. También podremos observar el antiguo Corral de Comedias, donde se realizaban representaciones teatrales antes de que cayera el sol; los leones de la fachada de la Casa de los Hinestrosa o las grandes dimensiones de la Casa Señorial de los Baillo.

    El Castillo de Belmonte

    Mención especial merece su imponente Castillo que vigila la villa de Belmonte y que nos traslada en el tiempo, al siglo XV, a convivir con el marqués Don Diego López Pacheco que, un caluroso 12 de agosto de 1488, recibía la visita de los Reyes Católicos. Este gran tesoro del renacimiento mezcla en su interior partes originales con otras de estilo neogótico procedentes de una remodelación realizada en el siglo XIX, que culminó con su restauración definitiva hace muy pocos años gracias al duque de Peñaranda Hernando, Carlos Fitz-James Stuart, y al empeño del pueblo de Belmonte. Un gran acierto que ha provocado que el castillo se posicione entre los más bonitos de España y se haya convertido en escenario de recreaciones históricas y combates medievales full-contact con armas y armaduras reales. De hecho, este año iba a acoger la celebración de la séptima edición del campeonato mundial de combate medieval, con alrededor de 650 luchadores de 32 países pero que finalmente se ha tenido que suspender por la situación sanitaria.

    Un castillo de ensueño que hace un año precisamente se convertía también en plató de 'Masterchef Celebrity', donde los aspirantes debían preparar un menú del medievo, y que ha servido de escenario cinematográfico para películas como El Cid (1961), Las hijas del Cid (1962), El Señor de los Anillos (1978), El crimen de Cuenca (1979, no estrenada hasta 1981), Los señores del acero (1985) y el El caballero Don Quijote (2002), entre otras.

    Contenido archivado en:
    TurismoBelmonteCombate MedievalCastillo
      PUBLICIDAD
    • 25 Aniversario Patrimonio de la Humanidad
    • Navidad ToyPlanet
    • Black Friday NStore
    • Toro Ibérico
    • Pequeños Sueños - Colección otoño invierno
    • UCLM
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: