Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Cañada del Hoyo: historia y maravillas naturales a tan solo media hora de Cuenca

Su patrimonio histórico y natural hace de este pueblo un tesoro por descubrir. Ahora también es uno de los destinos más seguros, puesto que solo tiene 243 habitantes. Esto sumado a las maravillas naturales que lo rodean hace que sea uno de los destinos que no podemos perdernos.

6/12/2020 - L. Torres / Redacción
6/12/2020 - L. Torres / Redacción

El pueblo Cañada del Hoyo, a unos 30 km de Cuenca en dirección Teruel, es una escapada muy completa, que mezcla el patrimonio del pueblo con espectaculares paisajes naturales.

Nada más llegar, uno de los edificios más llamativos es el Castillo del Buen Suceso, de origen musulmán y con una peculiaridad: su torre. A diferencia de otros castillos, no es redonda ni rectangular, sino en forma de D. En el corazón del pueblo, la plaza Párroco Juan Montero, se encuentra el ayuntamiento y cerca también se encuentra la iglesia Nuestra Señora de las Nieves, con un interesante retablo en su interior.

Una leyenda del pueblo es la que rodea a la ermita Nuestra Señora de los Ángeles, construida en la Dehesa del Hoyo a finales del siglo XV. Se cuenta que un pastor observó que una de sus cabras siempre se alejaba al mismo sitio y, después de una tormenta, el pastor encontró allí una imagen de la virgen en medio de una cueva que la lluvia había dejado al descubierto.

Antes de adentrarse en el patrimonio natural de la zona, el restaurante La Venta de los Montes es una parada casi obligatoria, un sitio referente y muy conocido en la provincia. Además, su propietaria, Marta Peñuelas ganó el premio CECAM 2019 por la provincia de Cuenca. La Confereración de Empresarios de Cuenca destacó su esfuerzo y trabajo en su entorno rural, un importante papel como empresaria avivando la economía de Cañada del Hoyo.

Plato de cuchara en La Venta de los Montes
Plato de cuchara en La Venta de los Montes

Del pueblo a su increíble naturaleza

Una ruta no puede faltar en un buen viaje, y más en Cuenca. Destacan las Lagunas de Cañadas del Hoyo, a menos de 5 km del pueblo, una ruta que ofrece las vistas de las lagunas, todas de diferentes colores debido a los microorganismos y composición química del agua, aunque también influye la temperatura y la época del año. En realidad, son torcas de origen kárstico, es decir, que se formaron debido a que cedió una cueva debajo y se inundó de agua, a diferencia de las Torcas de los Palancares, que no tienen agua, en su mayoría.

En 2007 las lagunas fueron declaradas Monumento Natural y están divididas en las del grupo superior: la Laguna Gitana, Laguna Tejo y el Lagunillo Tejo, y las del grupo inferior: Parra, Cardenillas, Lagunillo Tortugas y Llana. Las tres primeras son de acceso libre y gratuito, pero las del grupo inferior están dentro de una finca privada llamada 7 Leguas, por lo que la entrada cuesta 2,50€.

La laguna que más ha llamado la atención ha sido el Lagunillo de la Tortuga, ya que en diversas ocasiones ha cambiado de color volviéndose rosa debido a un cambio en el entorno, que provocó que las bacterias que habitan en el agua suban a la superficie, pintándola de este peculiar color.

Los colores del resto de lagunas es un paisaje que merece la pena ver, la Laguna de la Gitana empezó siendo azul, pero ahora se ha convertido en verde. La Laguna del Tejo es azul oscura, y el Lagunillo del Tejo, completamente negra. Por otra parte, la de Carcenillas y la de la Parra comparten un tono entre azul y celeste.

LAS TORCAS DE LOS PALANCARES

Otra maravilla natural son las Torcas de los Palancares que, en total, son 30 depresiones de distintos tamaños y se encuentran a menos de 10 km de Cañadas del Hoyo, aunque están situadas en su mayor parte en el término municipal de Cuenca. Su origen es parecido al de las lagunas, lo único que sin agua. Una de las más bonitas es la Torca del Lobo, que también cuenta con la leyenda del cazador Zacarías, que persiguió a un lobo hasta que quedó en medio de la noche y nevando, el lobo le ofreció refugio y al volver al pueblo dejó la caza y cuidó durante muchos años al animal.

También son de interés la Torca de los Avellanos por su profundidad y la Torca de la Escaruela, rodeada de árboles que forman un paisaje único. Tanto en las Lagunas de Cañadas del Hoyo como las Torcas de los Palancares, es imprescindible apreciar también la flora y la fauna que viven en estos paraísos naturales, por ejemplo, en las lagunas las tortugas de la especie amenazada galápago europeo es la única población en la provincia.

Ahora, debido a la pandemia, los viajes y las rutas a lugares al aire libre son las más seguras y el pequeño pueblo de Cañada del Hoyo tiene todo lo necesario para vivir una experiencia inolvidable.

    PUBLICIDAD
  • Circuito Retos Virtuales
  • Gasoleos Marin
  • Talleres Manchegos
  • Curso Docencia de la formación profesional para el empleo
Síguenos en:

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Saber más Aceptar
×

Suscríbete

Recibe las noticias de Cuenca, los reportajes y los contenidos más interesantes donde tú prefieras.

Suscribirme