Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Cinco lugares que no puedes perderte en la Alcarria conquense

La Alcarria conquense es una de las joyas más preciadas de la provincia. Sus rincones aguardan parajes incomparables que son dignos de visitar, al menos, una vez en la vida. Os proponemos cinco enclaves mágicos que no puedes perderte en la Alcarria conquense.

Actualizado: 27/11/2022 10:44 - Redacción
Actualizado: 27/11/2022 10:44 - Redacción

La Alcarria conquense es otro de los tesoros que tenemos en nuestra provincia, un enclave único que se ha convertido en otro de los grandes reclamos turísticos de Cuenca. Y es que, la Alcarria conquense ha recibido influjos de épocas prehistóricas: desde los íberos, pueblos provenientes del este de la Península que crearon los primeros asentamientos estables de la comarca, hasta los romanos que, tras su conquista, construyeron un entramado organizativo que ha dejado su huella en el paisaje mediante puentes, calzadas y ciudades.

Posteriormente, el dominio musulmán dejó huella en esta zona, conservándose aún restos de alcazabas como la de Huete o Priego, que también fue uno de los escenarios de la Reconquista de los siglos XI y XII. Precisamente Priego, Cañizares, Buendía o la conocida Ruta del Mimbre son algunos de los enclaves más mágicos con los que cuenta la Alcarria conquense. Te los presentamos a continuación.

Buendía

La localidad de Buendía es el resultado de la mezcla de varias culturas a lo largo del tiempo. Sus orígenes se remontan a épocas de los lusones, celtas, iberos y olcades. En la actualidad es una de las zonas de la provincia de Cuenca que más destaca por su turismo, la proximidad con Guadalajara y Madrid permite combinar una gran variedad de planes entre cultura, naturaleza, gastronomía o deportes acuáticos.

La Ruta de las Caras es, quizá, lo que más nos llame la atención de Buendía por ser algo poco común: 20 esculturas y bajorrelieves con carácter religioso y misterioso, de diferentes tamaños entre 1 y 6 metros de altura, que desde el año 1992 se han ido esculpiendo en las paredes areniscas de la naturaleza formando una itinerario circular de aproximadamente dos kilómetros.

También podemos aprovechar y dar un paseo por las calles de Buendía, un pueblo que sorprende por su trazado medieval, los restos de murallas y su plaza de dos plazas: la Mayor y la Ruiz Jarabo, ambas porticadas con arcos de medio punto sobre pilares cuadrados

Buendía
Buendía

Valdeolivas

En el extremo norte de la provincia encontramos uno de los municipios con un patrimonio arquitectónico más reconocido, Valdeolivas. Rodeado por un abrigo de olivos, la localidad destaca por la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Por él pasan rutas varias de senderismo como la del Pozo o la del Cerra.

Con una población de cerca de 200 habitantes, Valdeolivas es conocido por su producción de aceite de oliva y miel, precisamente por este último producto se celebra cada mes de mayo la conocida Fiesta del Olivo de la Alcarria. La localidad también forma parte del Camino de la Lana, concretamente en la etapa 15 hasta Salmerón por un camino pedregoso.

Priego

Priego se erige rodeado por un valle entre la Serranía Alta y la Alcarria conquense. La virtud de tener entre sus tierras la arcilla necesaria para moldear, hizo que este pueblo destacara por su alfarería. Su término municipal está bañado por las aguas de los ríos Trabaque, Guadiela y Escabas, dándose la circunstancia de que este último discurre a muy metros del caso urbano

De su patrimonio se puede destacar el Torreón de Despeñaperros, de origen árabe; el Palacio de los Condes de Priego o el Convento de Nuestra Señora del Rosal, que son solo unos pocos ejemplos de los lugares emblemáticos que ofrece el pueblo de Priego. La vega del Escabas, a la altura de Priego, tiene abundante vegetación que crece a los pies del municipio y rodea las huertas de los vecinos formando un bosque de galería.

Priego. Palacio de los Condes
Priego. Palacio de los Condes

Valle de Altomira

Tres pueblos en uno, Valle de Altomira se creó en 1970 mediante la unión voluntaria de los municipios de Jabalera, Mazarulleque y Garcinarro. En un primer momento se denominó Puebla de Don Francisco, pero en abril de 2010 se cambió su nombre por Valle de Altomira. Cada uno de los tres municipios ofrece a los visitantes razones de peso para visitarlos y disfrutar de un patrimonio inigualable.

Entre sus enclaves más mágicos encontramos la iglesia de Nuestra Señora del Sagrario, joya del patrimonio de Garcinarro. a iglesia de Santa María Mayor, en Jabalera, la cual conserva una histórica torre del siglo XVI. Altomira, por su parte, destaca por su conjunto urbano y las cuevas blasonadas que se intercalan entre sus calles y casas.

Valle de Altomira / TurismoCastillaLaMancha.es
Valle de Altomira / TurismoCastillaLaMancha.es

La Ruta del Mimbre

Si queremos hablar con propiedad de la Ruta del Mimbre es necesario remontarse hasta la Edad Media el periodo en el que el arte de la cestería comienza a ser un medio de vida. Hasta el siglo XVIII, esta técnica fue el sustento principal de muchas familias, que se ganaban el pan gracias a la destreza artesana que desempeñaban con el mimbre. Es en el siglo XX cuando esta tradición ancestral, este oficio artesano e histórico, renace y vuelve a convertirse en una de las actividades profesionales principales del noroeste de la provincia de Cuenca.

Albalate de las Nogueras, Villaconejos del Trabaque, Priego, Cañamares, Fuertescusa, Cañizares, Puente de Vadillos y Beteta son los municipios por los que pasa la Ruta del Mimbre en la provincia de Cuenca. En esta parte de nuestra región se cultiva la mayor parte del mimbre español. De la localidad de Cañamares sale el 90 % de la producción de mimbre en España. A lo largo del año, se realizan las distintas técnicas y procesos por los que ha de pasar el mimbre para su posterior utilización (cortar, empozar, pelar...).

    PUBLICIDAD
Síguenos en:
Advertisement