Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Cinco pueblos medievales y su historia en la provincia de Cuenca

La provincia de Cuenca es única por su belleza, patrimonio y por la singularidad de sus municipios. Algunos de ellos guardan características históricas relacionados con la época medieval, desde Castillos hasta un inigualable patrimonio que se mantiene a pesar del paso de los años.

19/9/2021 - Redacción
19/9/2021 - Redacción
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Castillos, combates, patrimonio, ferias...la provincia de Cuenca tiene un marcado carácter medieval y algunos de sus municipios guardan joyas arquitectónicas y de su historia que recuerdan a la época del medievo. A continuación te presentamos cinco municipios de la provincia que presentan unas marcadas características de la época anteriormente citada.

    Belmonte

    Belmonte, localidad medieval por excelencia. Su encanto nos muestra parajes incomparables como la Colegiata gótica de San Bartolomé, del siglo XV; el Palacio del Infante Don Juan Manuel (antiguo alcázar) que, pese a haber estado durante años en ruinas, ha sido reconstruido y convertido establecimiento hotelero; la Casa Bellomonte, una recreación de casa real del siglo XV o las Ruinas del Hospital de San Andrés, edificio mandado construir en 1415 para curar enfermos pobres y hospedar peregrinos que constaba de un templo gótico, un patio central con columnas y ricos artesonados de madera

    Mención especial merece su imponente Castillo que vigila la villa de Belmonte y que nos traslada en el tiempo, al siglo XV, a convivir con el marqués Don Diego López Pacheco. Este gran tesoro del renacimiento mezcla en su interior partes originales con otras de estilo neogótico procedentes de una remodelación realizada en el siglo XIX, que culminó con su restauración definitiva hace muy pocos años gracias al duque de Peñaranda Hernando, Carlos Fitz-James Stuart, y al empeño del pueblo de Belmonte.

    El Castillo de Belmonte es también reconocido por ser la sede del Campeonato Mundial de Combate Medieval, un evento que congrega más de 500 luchadores de un treintena de países diferentes y para el que ya se trabaja en su vuelta tras el parón por la crisis sanitaria.

    Belmonte
    Belmonte

    Cañete

    Rodeada de montañas y en pleno centro geográfico de la Serranía de Cuenca aparece la Villa de Cañete, un pequeño municipio histórico de cerca de 800 habitantes. Su muralla, la Alcazaba musulmana, su Plaza Mayor y arquitectura popular destacan en una localidad que cuenta con un rico patrimonio folclórico y una cultura de raíces medievales.

    Cañete es reconocido por conmemorar cada año la festividad medieval de La Alvarada, un acontecimiento que homenajea el legado histórico, cultural y patrimonial de esta localidad conquense. La Alvarada rememora la figura de don Álvaro de Luna, natural de Cañete, fue un noble castellano de la casa de la Luna que llegó a condestable de Castilla y valido del rey Juan II de Castilla.

    Se trata de una de las figuras medievales más importantes de la provincia de Cuenca entre los meses de julio y agosto, Cañete recuerda sus raíces medievales con la celebración de La Alvarada, una festividad que se ha ausentado durante 2020 y 2021, pero que ya espera con ganas 2022 para volver a retomar la fiesta medieval con más solera en la provincia de Cuenca.

    Cañete
    Cañete

    Castillo de Garcimuñoz

    Localidad conquense declarada conjunto histórico, aún conserva un marcado trazado medieval en sus calles, así como varias casas con fachadas señoriales caracterizadas por sus escudos y por sus imponentes rejas. El municipio conserva tres fuentes medievales, dos de ellas con antiguos lavaderos y la otra con una galería musulmana de 230 metros de largo.

    Cristianos, judíos y musulmanes habitaron este municipio, el Castillo es una de las joyas de su patrimonio. La fortaleza fue reconstruida por Don Juan Pacheco, marqués de Villena, en el siglo XV, en su interior se encuentra la iglesia de San Juan Bautista, del siglo XVIII, levantada en una de las salas del castillo tras el hundimiento de la reconocida iglesia de San Juan.

    En 1941, por iniciativa del poeta Federico Muelas, se construyó en las afueras de de la localidad un monumento dedicado al ilustre literato Jorge Manrique, herido mortalmente en la localidad. El material con el que está construido es piedra perteneciente a la catedral de Cuenca.

    Fuente: Facebook Ayuntamiento Castillo de Garcimuñoz
    Fuente: Facebook Ayuntamiento Castillo de Garcimuñoz

    San Clemente

    Reconocido por ser unas de las joyas del renacentismo manchego, San Clemente puede presumir de su Casa Consistorial, una edificación de dos plantas y un torreón levantada a lo largo del siglo XVI. La localidad de La Mancha conquense también cuenta con marcado carácter medieval gracias al castillo de Santiago de la Torre, una fortaleza medieval construida entre los siglos XIII y XV

    Se trata de una fortaleza enclavada en un cruce de caminos entre San Clemente El Provencio, Las Pedroñeras y La Alberca de Záncara, El paso del tiempo ha deteriorado notablemente este castillo bajomedieval, que ya ha sido rehabilitado gracias a un importante aporte económico de la Diputación de Cuenca cercano a los 200.000 euros.

    Moya
    Moya

    La Villa de Moya fue una de las ciudades medievales más importantes de Cuenca, hasta su decadencia en el siglo XVIII y su total abandono a mediados del siglo pasado. Declarada Conjunto Histórico-Artístico, la localidad se eleva sobre un cerro a más de 1.000 metros de altitud y domina un amplio territorio de las provincias de Teruel y Valencia.

    La época de esplendor de esta villa medieval fue coincidiendo con el Marquesado de Moya, que comprendía 36 pueblos de la provincia de Cuenca. Cerca de 1.200 personas habitaron el municipio y pudieron disfrutar de su doble muralla, el Castillo con la Torre del Homenaje, sus siete iglesias una de ellas todavía permanece en pie-, la Plaza Mayor o el Ayuntamiento.

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: