Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Foto: Descubre Cuenca
Foto: Descubre Cuenca

Tras los pasos de Santa Teresa: su legado eterno en Villanueva de la Jara

El 21 de febrero de 1580 Santa Teresa de Jesús llegó al municipio conquense donde erigió la decimotercera Fundación Teresiana, en el contexto de la Reforma del Carmelo, que buscaba el retorno a la vida centrada en Dios con sencillez y pobreza.

Actualizado: 21/2/2022 8:45 - María Martínez
Actualizado: 21/2/2022 8:45 - María Martínez

En una jornada heladora de febrero, los pasos de Santa Teresa de Jesús se detuvieron en el municipio conquense de Villanueva de la Jara, donde su historia quedaría ligada con hebras doradas a la localidad de la manchuela. Según cuentan las leyendas de la época, la Santa llegó a la villa atendiendo a la llamada del cura de la ermita de Santa Ana, que le solicitó que guiase los pasos de nueve beatas que se habían congregado alrededor de esta ermita, con el objetivo de crear una comunidad religiosa en ese lugar. A pesar del frió que recorría las calles de la zona en un día como hoy de hace 442 años, los villanos salieron a recibir calurosamente a la Santa, demostrándole la fervorosa admiración que le profesaban.

Santa Teresa, que llegó acompañada de cuatro monjas, constituyó ese mismo día la que era su decimotercera Fundación en el contexto de la Reforma del Carmelo. Esta reforma, promovida por Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, tenía como objetivo el retorno a la vida teocentrista, basada en los prefectos de sencillez y pobreza. Además de la compañía de las mujeres religiosas, las leyendas cuentan que santa Teresa trajo consigo dos imágenes sagradas, una que representaba al Niño Jesús y otra en honor a la Virgen de la Paloma. Santa Teresa, que pasó la totalidad de un mes en la localidad conquense, dejó con su marcha instaurada la llamada Comunidad de Carmelitas Descalzas, formada entonces por las nueve beatas locales y las cuatro monjas que iban con ella, nombrando como priora a Ana de San Agustín.

Ayuntamiento de Villanueva de la Jara
Ayuntamiento de Villanueva de la Jara

Las monjas pusieron su empeño en la construcción del actual Convento de Santa Ana, llegando incluso a intentar construirlo con sus propias manos, debido a la escasez de fondos de la comunidad. Acabaron por contratar mano de obra que levantase el Convento de Santa Ana, a pesar de no contar con el dinero necesario para la obra. Una vez construido el edificio sagrado, Ana de San Agustín, conocida como La venerable, se acercó al a figura del Niño Jesús, llevada por Santa Teresa, para suplicarle ayuda para poder cumplir con el deber de pagar a los albañiles que habían finalizado ya con su trabajo. Ante la admirada mirada de la priora, el Niño Jesús de la imagen pasó del frío y duro mármol a convertirse en un niño de carne y hueso, que alzó la voz para indicarle a la mujer que buscase bajo la tierra de sus pies para encontrar las monedas necesarias para pagar a los obreros.

Además de este legado, Santa Teresa de Jesús dejó su impronta en el municipio jareño atrayendo a los frailes del Desierto del Socorro, de la Roda, a Villanueva de la Jara, para que erigieran el Convento del Carmen, en honor a la Virgen de las Nieves, patrona de la población, del que actualmente solo ha permanecido la enorme y bella Iglesia del Carmen.

Villanueva de la Jara, la decimotercera de las ciudades teresianas

Las bellas calles y plazas de Villanueva de la Jara recogen vestigios de la larga historia que han viso pasar bajo sus tejados. Un lugar privilegiado, donde confluyen montes y llanuras, caminos recorridos por grandes figuras, marcado por el arte de su arquitectura, decoraciones y el encanto de sus gentes. Uno de los edificios más hermosos es el del Convento de Santa Ana y su iglesia. Actualmente, este convento acoge una comunidad de monjas de clausura, por lo que no es posible visitarlo, pero sí podemos recrearnos en las maravillas de la iglesia. En ella podemos encontrar el bello artesonado que decora sus techos, tres hermosos retablos y el reverenciado sepulcro de Ana de San Agustín, cuyos restos reposan donde una vez vio obrar el milagro.

En el año 2015, con motivo de la celebración del V aniversario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, se reunieron las llamadas Ciudades Teresianas para poner en marcha el proyecto cultural Huellas de Teresa con el objeto de dar a conocer al mundo la obra y el enorme legado que Santa Teresa dejó allí por donde pasó. Las 17 Ciudades Teresianas se reunieron, no podía ser en otro lugar que en Ávila, para dar comienzo a este proyecto, con vocación de ser una ruta de peregrinación de referencia. Estos 17 enclaves fueron los afortunados de recibir la visita de Santa Teresa que pasó por Ávila, su ciudad natal, Medina del Campo, Valladolid, Toledo... hasta llegar a Villanueva de la Jara, uno de los últimos cuatro lugares por los que La Santa dispuso sus pasos.

Credencial de Huellas de Teresa
Credencial de Huellas de Teresa

Estos enclaves conforman la red teresiana, al ser los que acogieron cada una de las 17 Fundaciones, se trata de una ruta libre y no es preciso seguir ningún orden en concreto en al visita de las distintas ciudades. Para poder vivir esta experiencia y pasear por lo lugares históricos en los que dejó huella La Santa, debemos acceder a la web oficial de Huellas de Teresa, descargar la credencial que deberemos rellenar y que nos irán sellando en las diferentes oficinas de turismo de nuestros destinos. Posteriormente elegiremos una ruta, que comprenderá mínimo 4 ciudades en 2 Comunidades Autónomas diferentes. Para poder recoger la distinción que nos reconoce como peregrinos de las Huellas de Santa Teresa deberemos asistir a la oficina del Peregrino en Ávila y presentar nuestra credencial cumplimentada. Se nos ocurren pocos lugares mejores para comenzar esta ruta que en Villanueva de la Jara, desde la cual podemos ir elevando nuestro camino hacia otras rutas y tierras por descubrir.

En el mismo año jubilar teresiano del 2015, las Carmelitas Descalzas del Convento de Santa Ana, hicieron construir el Centro Teresiano, un lugar donde conocer la figura de la Santa y su impronta en el municipio. Con este proyecto se buscaba la diferenciación de otros centros y museos dedicados a la vida de Santa Teresa para atraer a devotos, turistas y curiosos al municipio jareño. Para conseguir esto se contrató a la artista Ana Queral, que diseñó el museo mediante la representación del libro de Las Moradas, de Santa Teresa de Jesús, logrando crear una atmósfera que solo puede disfrutarse si visitamos Villanueva de la Jara. Así, recorriendo las siete salas en las que se divide el museo, disfrutaremos de las diferentes esculturas, decorados y pinturas que representan los pasajes del manuscrito y que llenarán el alma de los que tienen el placer de verlo, ya sea por religiosidad, amor por el arte o la combinación de ambas.

Ayuntamiento de Villanueva de la Jara
Ayuntamiento de Villanueva de la Jara

Cada mes de octubre, los jareños conmemoran la llegada de Santa Teresa de Jesús a la población para erigir la que fuese su decimotercera Fundación. Cada víspera de Santa Teresa, que se celebra el día 15 de octubre, los vecinos de Villanueva de la Jara salen a la calle a recordar la llegada de la beata abulense. Los allí presentes pueden disfrutar de la representación histórica de la venida de La Santa y después se encienden hogueras por todos los barrios de la población para disfrutar de la tradicional cena en honor a Santa Teresa. El año pasado, los jareños no pudieron disfrutar de esta fiesta, sin embargo, esperamos que este año puedan volver a revivir un momento tan importante para todos los vecinos, aunque haya que implementar ciertas medidas de seguridad.

    PUBLICIDAD
Síguenos en:
Advertisement