Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Seis paradas obligatorias antes de llegar al mar de La Mancha

La provincia puede decir que, en una zona de interior, contamos con un mar cuyo horizonte lo dibuja el paisaje de La Mancha conquense.

29/8/2021 - Redacción
29/8/2021 - Redacción
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Cuenca tiene playa y, cada vez, incrementa más su trasiego gracias a las actividades deportivas que se pueden realizar, al acondicionamiento de la zona y a la calma que caracteriza al entorno. La provincia goza de un mar de piedra y arena que surca La Mancha. En Life!Cuenca proponemos seis lugares que visitar antes de darnos un chapuzón, disfrutar de un aperitivo en la zona chill out o dar un paseo en barca en Valverde del Júcar. Iniciaremos el camino desde Cuenca y nuestra primera parada no será muy lejos de la ciudad.

    La iglesia románica de Arcas

    A escasos kilómetros de la capital y tomando la carretera en dirección hacia Valverde del Júcar, nuestra primera parada llega en el municipio de Arcas, donde una joya arquitectónica lleva años convirtiendo al pueblo en un punto clave de la geografía de la provincia: la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad.

    Protegida por el Gobierno de España, hace 39 años fue declarada Monumento histórico-artístico de Carácter Nacional. Construida en el XIII, es una de las huellas que dejan constancia del patrimonio románico en Cuenca y de la transición hacia el estilo gótico. En su explanada se organizaban también pequeños teatros y actuaciones que contaban con un escenario arquitectónico privilegiado.

    Valdetórtola: la cueva de los Morciguillos

    En las tinieblas del agujero enrocado viven murciélagos cavernícolas que han convertido la cueva en su hogar, situado en pleno valle del arroyo de la Vega. Junto a otras dos cuevas que se encuentran en Cuenca (la Cueva de la Judía en Las Valeras y la Cueva de los Morceguillos en Valdecabras), las tres zonas se posicionan como los lugares idóneos para la cría del murciélago en la provincia. Se encuentra con mayor frecuencia el murciélago ratonero pardo, aunque también podremos distinguir al murciélago grande de herradura o al de cueva.

    Haciendo mella en la roca caliza, la maleza oculta en gran medida la entrada a la cueva. Zarzales y rosales silvestres crecen en los aledaños motivados en parte por los excrementos del animal que habita la zona y que sirven a las plantas como abono orgánico.

    Sin embargo, su acceso no está permitido ya que podría dañar el hábitat natural de los murciélagos y, además, es un terreno particular pese a haber sido designado como un Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

    Imagen de www.castillalamancha.es
    Imagen de www.castillalamancha.es

    Ciudad romana en Valeria

    Largo y tendido podríamos estar describiendo la joya de la corona romana. Su ninfeo era un espectáculo fluvial en la época y llega hasta nuestros días para dejar constancia del homenaje que los romanos hicieron a las ninfas, diosas del agua y de los bosques, a través de esta construcción. Ahora ya sin ornamentos, podemos imaginar la majestuosidad que desprendía Valeria, que conserva su nombre romano todavía, cuando frente a ella pasaban comerciantes y ciudadanos curiosos para apreciar su arte.

    Además, aquí encontramos pendientes en la ladera las primeras Casas Colgadas de la provincia. Se utilizaba este tipo de construcción para ahorrar espacio y moldear las domus en función del desnivel de la ladera, lo que ha marcado la disposición de la ciudad romana al completo.

    Agosto era el mes idóneo para visitar las ruinas, sobre todo durante las jornadas romanas que se organizaban cada año para mostrar cómo vivían los antepasados del enclave. Hasta el momento cuenta con XIX ediciones, a la espera de que se puedan reanudar tras el parón por la pandemia.

    En su afán por recuperar el trasiego habitual en el pueblo, continúan realizando actividades de interés. El pasado mes de mayo, junto a “A Vista de Globo”, se organizó un viaje sobrevolando el pueblo que finalizaba con una visita guiada ya a pie por las ruinas romanas. A ello hay que añadir que siguen realizando visitas al yacimiento cumpliendo con las medidas pertinentes.

    Imagen de valeriaromana.es
    Imagen de valeriaromana.es

    Hoz del Río Gritos en Las Valeras

    Nos alejamos de Valeria, lo suficiente como para seguir contemplándola, esta vez, desde lejos y en lo alto. La Hoz del Río Gritos nos oferta unas imágenes privilegiadas del complejo a su paso por las ruinas.

    El terreno kárstico de Cuenca serpentea la provincia excavando las faldas de la ladera erosionada por el agua para combinar naturaleza, turismo y deporte. La Hoz del Río Gritos es un espacio en el que podemos practicar deportes como la escalada, BTT o trekking. La senda que acompaña al trascurso del río se encuentra balizada y señalizada con marcas verdes y blancas y tiene su punto de inicio en la ermita de San Cristóbal, cerca de Valera de Abajo.

    Con paneles informativos que acompañan el recorrido, podremos conocer cómo es la flora y la fauna del entorno, rodeado por vertiginosas paredes de piedra.

    En el paseo siguen quedando vestigios romanos, como un puente romano o un miliario (bloques que se colocaban en las calzadas romanas para señalar las distancias cada milla romana). La zona queda custodiada por la imponente presencia de halcones peregrinos, águilas perdiceras o búhos reales.

    Imagen de descubrecuenca.com
    Imagen de descubrecuenca.com

    Casa Rural “El Castillo de Barambio” en Buenache de Alarcón

    Visto a lo lejos, parece uno de esos regalos de Cuenca que poca gente conoce pero que guardan una historia de leyenda detrás. Pero no es el caso. El Castillo de Barambio no es una fortaleza, ni una ruina, ni siquiera los restos de un vetusto palacio o castillo, sino una casa rural donde hospedarnos y descansar para aquellos cuyo viaje hasta llegar al mar de La Mancha haya sido prolongado.

    Tanto su interior como su exterior imitan la decoración de época, con mobiliario de tipo castellano. Todo ello queda acompañado por los campos de vides que rodean el castillo.

    Antes de partir de nuevo hacia Valverde del Júcar, en Buenache de Alarcón es de visita obligada el lavadero municipal, cerca del ayuntamiento, incrustado en la Plaza Mayor.

    Imagen de clubrural.com
    Imagen de clubrural.com

    Fuentes del lavadero y del Pilar en Hontecillas

    El pequeño municipio cuenta con dos fuentes relevantes que vale la pena visitar justo antes de aparcar el coche a pie de playa. La del Pilar se caracteriza por su gran tamaño, ubicada además a las afueras del pueblo. La fuente del Lavadero se sitúa en el “Parque de la Fuente”, donde las mujeres de Hontecillas bajaban a lavar sus ropajes. Tras las excavaciones realizadas en 2011, se descubrió una nueva fuente de origen romano, otra huella más del paso del Gran Imperio por la provincia.

    Imagen de guiarepsol.com
    Imagen de guiarepsol.com

    Por fin, llegamos a nuestro destino: la playa Manchamar de Valverde del Júcar. El mar de La Mancha nos aguarda para sofocar los calurosos días de verano. Allí, el ruido de las olas, las barcas que se pueden alquilar y la zona chill out del chiringuito para disfrutar de un aperitivo refrescante nos ayudarán a cerrar los ojos e imaginar que nos encontramos en una playa. Esta es la idea que se persigue: convertir Valverde del Júcar en una verdadera zona costera y parece que por el momento lo están consiguiendo.

    Los amantes de los deportes acuáticos pueden encontrar aquí un remanso en el que practicar actividades como kayaks o Paddle Surf sin salir de la provincia, bañados por las aguas que emergen del pantano de Alarcón. Todo ello se encuentra gestionado por la empresa Altaïr Turismo Activo, con una dilatada experiencia en las aguas de la zona.

    En mayo ya preparaban el acondicionamiento de la arena a las puertas del verano, ya no solo para los bañistas, sino también para acoger competiciones deportivas como la II edición del Torneo de Rugby Playa, organizado por el Club Rugby A Palos en colaboración con el Ayuntamiento del pueblo. El agua también ha recibido eventos deportivos como la Copa de España de Aguas Interiores de Kiteboarding celebrada el pasado mes de junio.

    Se podrán avistar también peces de tamaño considerable como las carpas, siendo un lugar de pesca habitual que cuenta con una profundidad de unos 14 metros en las zonas más hondas.

    La vida del pantano no se acaba con el fin del verano. En invierno, los veleros y el deporte continúan surcando las olas estancadas, consiguiendo así un turismo sostenible en el entorno rural, luchando a su vez contra la despoblación.

    Manchamar es la opción idónea para visitar la playa de interior, aunque cambiemos el sabor y el color de agua. De la sal y el azul marino de la costa pasamos al dulzor y el turquesa de Valverde del Júcar, no sin antes realizar alguna de las paradas previas que te proponemos.

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: