Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Imagen de Descubre Cuenca
Imagen de Descubre Cuenca

Te presentamos un recorrido literario por la provincia de Cuenca

Conocemos escenarios conquenses que han protagonizado novelas y poemas, así como autores de relevancia vinculados a diversos pueblos de la provincia.

Actualizado: 20/2/2022 8:55 - Redacción
Actualizado: 20/2/2022 8:55 - Redacción

Las páginas de los libros encierran misterio, fantasía, conocimiento, carcajadas, reflexiones e incluso sentimientos. Todo ello suele situarse en un tiempo ficticio que nos ayuda a contextualizar lo narrado. Pero también será necesario conocer el espacio en el que se desarrolla la acción. Cuenca y sus rincones se han convertido en diversas ocasiones en ese caparazón que cobija una historia.

Sus calles, sus paisajes, sus monumentos o su patrimonio rural municipal han sido partícipes de diversas historias forjadas en el papel. Sin embargo, en este recorrido literario que te proponemos en Life!Cuenca, tampoco podía faltar la referencia a autores de renombre vinculados a la provincia pese a que ninguna de sus obras tomen Cuenca como escenario de los hechos. A continuación, conocemos a los escritores, los libros y los lugares que Life!Cuenca ha recogido para que puedas leer la provincia y sus encantos desde la ficción. Composiciones nuevas y vetustas, autores sacros y recién estrenados conforman este inhabitual paseo por las huellas literarias de Cuenca:

AUTORES

Pío Baroja y Cuenca

El escritor de El árbol de la ciencia dedica un capítulo de su novela póstuma, Los caprichos de la suerte, a nuestra ciudad. Describe la capital con mimo porque los protagonistas llegan desde Madrid huyendo en la guerra civil y tienen que pasar por Cuenca para alcanzar su destino: Valencia. En esta novela, se centra en la zona más emblemática de la ciudad: la parte antigua y sus aledaños. Otros edificios y espacios reconocidos de Cuenca se incluyen en su oba La Canóniga. Queda claro que el autor de la generación del 98 tenía cierta predilección por lo rural, como muchos de los escritores de esta corriente, pero ninguno se había fijado tanto en nuestra ciudad como Pío Baroja.

Fray Luis de León y Belmonte

Sin duda el poeta del Siglo de Oro es uno de los referentes literarios más relevantes de toda la provincia. Su alma impregna las calles de Belmonte. En la Colegiata del municipio encontramos un facsímil con el que Fray Luis de León empezó a idear su obra De la Vida, Muerte, Virtudes y Milagros de la Santa Madre Teresa de Jesús.

El maestro del siglo XVI nació en Belmonte y dejó constancia de sus conocimientos no solo en sus libros sino también en su labor docente en la Universidad de Salamanca. Tal ha sido la magnitud de su legado que su figura se encuentra custodiando el Archivo Histórico de Cuenca.

Imagen de Archivo Histórico de Cuenca
Imagen de Archivo Histórico de Cuenca

Don Juan Manuel y Alarcón

Aunque se encuentra relacionado también a Belmonte tras mandar fabricar la fortaleza hoy convertida en un hotel que lleva su nombre, su vínculo literario se halla en Alarcón. Sobre las curvas del río Júcar se asienta su castillo, hoy transformado en Parador, donde se cree que Don Juan Manuel pudo escribir algunas de las líneas de su obra magna: El Conde Lucanor. Muchas de las frases del creador de Patronio y Lucanor han quedado plasmadas en los muros del municipio para constatar su conocimiento. Sobrino de Alfonso X, el autor cuenta además con una plaza en el municipio para homenajear su figura.

Fermín Caballero y Barajas de Melo

En Barajas de Melo nació el erudito Fermín Caballero, que decidió cursar sus estudios también en la provincia conquense, en Valdecolmenas de Abajo y más tarde en Gascueña. Empezó la carrera eclesiástica, pero la abandonó para casarse, aunque nunca dejó los estudios e incluso se atrevió con la abogacía. Estuvo vinculado a la prensa y llegó a dirigir El Eco del Comercio, pero la censura le impidió continuar por esta vía tras el cierre del periódico.

Su ahínco político también fue férreo y formó parte de la junta revolucionaria de Cuenca e incluso consiguió la vicepresidencia del Congreso y el ministerio de la Gobernación. De su labor destaca también su compromiso con la educación, impulsando en Cuenca el Instituto de Enseñanza Capitalino. Se le dedicaron calles, centros culturales y educativos en Barajas de Melo, Tarancón, Cuenca y también en Madrid.

La ruta del Quijote

Mota del Cuervo, Los hinojosos, Osa de la Vega, Belmonte, San Clemente y Las Pedroñeras son los pueblos conquenses que completan la ruta del Quijote que atraviesa toda Castilla-La Mancha. La novela de Cervantes es sin duda el gran hito de la literatura universal y Cuenca adquiere su protagonismo con escenarios más abstractos que otros. A nuestra mente llega sin siquiera cerrar los ojos esos gigantes quijotescos con brazos como aspas y una altura tan inverosímil como esos molinos que encontramos en municipios como Mota del Cuervo.

Molinos Mota del Cuervo. Imagen de Turismo CLM
Molinos Mota del Cuervo. Imagen de Turismo CLM

El triángulo manriqueño

Castillo de Garcimuñoz, Santa María del Campo Rus y Uclés conforman el trío de municipios con los que el autor Jorge Manrique queda vinculado a la provincia. En el primer pueblo fue herido en la guerra que enfrentaba a la reina Isabel y al marqués de Villena, en el segundo se cree que murió y en el tercero fue enterrado el famoso escritor de las Coplas por la muerte de su padre.

Cuando Manrique llegó a Santa María del Campo Rus, entre sus ropajes se encontraron dos composiciones más, las llamadas coplas póstumas, lo que ha servido para que hoy Jorge tenga su propio museo en el municipio. En Garcimuñoz encontramos la cruz de don Jorge, lugar en el que parece que fue herido de muerte. Escrito en este mismo lugar identificamos también el romance de los hermanos Talaya, donde se narra la historia bélica que Manrique libró en este municipio.

Museo Manriqueño. Imagen de Turismo CLM
Museo Manriqueño. Imagen de Turismo CLM

Santa Teresa de Jesús y Villanueva de la Jara

A su paso por Cuenca, la autora dejó constancia de su vertiente religiosa, no poeta. En Villanueva de la Jara instauró la Comunidad de Carmelitas Descalzas. Además de este legado, Santa Teresa de Jesús dejó su impronta en el municipio jareño atrayendo a los frailes del Desierto del Socorro, de la Roda, a Villanueva de la Jara, para que erigieran el Convento del Carmen, en honor a la Virgen de las Nieves, patrona de la población, del que actualmente solo ha permanecido la enorme y bella Iglesia del Carmen.

En el año 2015, con motivo de la celebración del V aniversario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, se reunieron las llamadas Ciudades Teresianas para poner en marcha el proyecto cultural Huellas de Teresa con el objeto de dar a conocer al mundo la obra y el enorme legado que Santa Teresa dejó allí por donde pasó. De su vena literaria queda para la posteridad su biografía: Vida de la Madre de Jesús. De su corriente poética escogemos el poema Vivo sin vivir en mí.

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
que muero porque no muero.

Horcajo de Santiago: Lorenzo Hervás y Panduro

A medio camino entre España e Italia, Hervás nació en Horcajo de Santiago y falleció en Roma. Formado en la Compañía de Jesús en Madrid, dio clases en el monasterio de Uclés. Se marchó a Italia, regresó y volvió a partir hacia el país vecino tras la expulsión de los jesuitas.

imagen de Real Academia de la Historia
imagen de Real Academia de la Historia

Raúl Torres y Cuenca

El escritor Raúl Torres ha intentado dibujar la provincia al completo en el imaginario colectivo con títulos como El viajero del Huécar, Viaje a las Alcarrias, Cela y Cuenca (Cela y yo), César González Ruano, un decenio en Cuenca o Cuentos de hadas conquenses. Una producción más que prolífera que acerca Cuenca al universo literario.

LIBROS

La papeleta en blanco y Las Mesas

La escritora Almuedena Navarro ambienta su novela en este pueblo manchego. Enriqueta es la protagonista de esta historia, caracterizada por los embrollos familiares y el carácter imperativo de Enriqueta, terrateniente ensimismada en el control absoluto.

Como polvo de la tierra y Cañete

Miguel Ángel Badal sitúa en Cañete una novela ambientada en la Edad Media cuyo protagonista es un médico que tratará de investigar cuál es el remoto origen de una enfermedad que acecha sin tregua. El relato transcurre también en otros lugares fuera de Cuenca.

Cuenca capital

Varios autores han escogido Cuenca Capital como escenario de sus crímenes, gestas o simples lugares de contexto. Sus calles, su iluminación y su histórico pasado sitúan a la emblemática ciudad en las novelas de autores conquenses como el periodista de renombre Raúl del Pozo en su novela Ciudad levítica, José Luis Martínez Mallebrera en Culpables, La ruta de las ratas de Antonio Santos o en el caso de Ogro, de Altea Cantarero.

Destaca también, el libro La nena, de Carmen Mola y El hermano bastardo de Dios, del humorista José Luis Coll, que relata su infancia en la ciudad durante los duros años de la guerra civil. Además, la obra cuenta con una película que se estrenó en cines en 1986.

Remontándonos a eras anteriores, no podemos olvidarnos de la novela de Benito Pérez Galdós: Episodios Nacionales. Cuenca aparece en el capítulo perteneciente a De Cartago a Sagunto, que nos cuenta algunos de los momentos más relevantes de la historia española, como el levantamiento del cantón de Cartagena, el final de la República o el saqueo y asalto de Cuenca.

Osa de la Vega y Tresjuncos: El crimen de Cuenca

Muchas han sido las novelas escritas sobre el asesinato que nunca existió más sonado de Cuenca, también conocido como Caso Grimaldos. Lola Salvador escribió el libro El crimen de Cuenca sobre los hechos acaecidos en 1910. Alicia Garcitoral y Salvador Maldonado publicaron otros relatos con el mismo nombre y Ramón J. Sender escribió El lugar de un hombre.

Gazania y Priego

Pese a que no se dice su nombre de manera explícita, Sofía Parra se inspira en la localidad conquense para presentar Gazania, novela que tiene a San Vicente de la Montaña como escenario principal de los hechos.

Otros títulos no hacen referencia a un lugar concreto, pero sí al paisaje conquense tan característico e ilustrativo, como es el caso de El reclamo, de Raúl del Pozo o Roma Victrix. El último lobetano, de David Izquierdo Santos.

Otros rincones de Cuenca también supuran letras, libros y poemas. Esta es la selección que lanzamos desde Life!Cuenca para perdernos entre los rincones más literarios de la provincia, un viaje más que gratificante para los lectores empedernidos que deseen visitar Cuenca a través del papel coloreado por las palabras de los autores que han escogido a Cuenca como telón de fondo.

Contenido archivado en:
CulturaLiteraturaLibrosPoemasAutores
    PUBLICIDAD
Síguenos en:
Advertisement