Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Fotografías cedidas por Cayetano Solana
Fotografías cedidas por Cayetano Solana

Villaescusa de Haro, un lugar con muchos rincones donde perderse

Repasamos algunos datos curiosos y anécdotas de uno de los pueblos más emblemáticos de la provincia de Cuenca, que tiene una gran e interesante historia

31/1/2021 - Vanesa Moreno
31/1/2021 - Vanesa Moreno
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Que la provincia de Cuenca es una mina llena de diamantes en bruto, es sabido por todos. Nuestra tierra esconde lugares que enamoran a cualquiera que los vea. Uno de ellos es Villaescusa de Haro, un pequeño pueblo de menos de 500 habitantes a 90 kilómetros de Cuenca capital. A pesar de ser un pueblo pequeño, alberga muchos rincones y lugares emblemáticos. Pero si de algo está llena Villaescusa, es de historias y datos curiosos.

    Uno de los puntos en los que debemos detenernos es el Convento de los Dominicos o convento de Santa Cruz, que comenzó a restaurarse el pasado año 2011. Entre alguna de su particularidades se encuentra el hecho de que fue asignado como cuartel durante la época de la ocupación francesa, además de que, uno de poseer una biblioteca de gran relevancia, una de las mejores de su época. Cuando se produjo la desamortización de Mendizábal en 1835, a raíz de la cual se cerró el Convento, se quedó solo un fraile para entregar las llaves y rendir cuentas. Sin embargo, una noche, en la entrada al claustro del convento, fue robado y asesinado.

    Convento de los Dominicos
    Convento de los Dominicos

    Una de las particularidades que también hace característico a este municipio, es que, desde el año 1969, tiene un Hermanamiento con el Regimiento Saboya nº6, a raíz de un triste incidente. Dos trabajadores, Manuel Alcañiz Lopezosa y Manuel Montes Romero, trabajaban en la construcción de un pozo para suministrar agua y electricidad al pueblo, pero desgraciadamente, fallecieron por asfixia al aspirar las emisiones de la bomba de achique que se encontraba en el interior del pozo. El alcalde del municipio, Francisco Hermosilla, pidió la colaboración del Regimiento Saboya nº6, ya que algunos de sus miembros se encontraban por la zona, con el fin de rescatar los cuerpos de los trabajadores y ensanchar el pozo, para permitir la salida de los gases.

    Desde entonces, la fraternidad de los villaescuseros y esta parte del Ejército se ha ido conservando a lo largo de los años. De hecho, en el año 2019, con motivo del 50 aniversario de este hecho, se inauguró un monumento en pozo donde ocurrió el suceso. Todos los años, el Regimiento Saboya visita el pueblo, y el pueblo viaja hasta Bótoa (Badajoz), donde se encuentra su base, para continuar con la tradición.

    Otra de las perlas admirables que esconde Villaescusa es el retablo de la Capilla de la Asunción, el monumento principal del pueblo, declarado Monumento Nacional en 1931. Resulta curioso observar que en la escena de la Adoración de los Magos, en vez de tres reyes, hay representados cuatro, porque aparte de Melchor, Gaspar y Baltasar, el obispo Diego Ramírez, quiso representar al rey Fernando el Católico; un detalle que hace esta obra aún más especial.

    Retablo de la Capilla de la Asunción
    Retablo de la Capilla de la Asunción

    Por si no fuera suficiente, Villaescusa de Haro acoge un Colegio Universitario, cuya intención originaria era ser la primera universidad del centro Sur de España. Sin embargo, el Cardenal Cisneros paralizó las obras porque se estaba construyendo la Universidad de Alcalá de Henares, algo contra lo que el obispo Diego Ramírez de Villaescusa no quiso enfrentarse. En contrapartida, el obispo fundó un Colegio Mayor en Salamanca, llamado Colegio Mayor de Santiago el Zebedeo, conocido en Salamanca por el Colegio de Cuenca. Asimismo, el obispo dejó ordenado que una de las becas que se otorgaban, fuese siempre para alguien nacido en Villaescusa de Haro.

    Lavadero romano
    Lavadero romano

    Para terminar y dejaros con el gusanillo de visitar este municipio con historia, tradición y belleza, hay que resaltar que, la fuente y lavadero romanos, aparte de ser uno de sus rincones destacables por la paz que desprende, tiene la particularidad de que este año, tras las nevadas, ha comenzado a brotar agua del caño del lavadero, un hecho que hacía muchos años que no ocurría. Sin duda, Villaescusa de Haro es uno de esos tesoros que hacen que la provincia de Cuenca sea un lugar del que sentirse orgulloso.

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: