Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

El Banco Obrero pone en marcha una cadena de cartas solidarias y de recogida de juguetes para el día de Reyes

Se puede contactar a través de su página web y en los puntos de recogida situados en Toy Planet y Todojuguete.

31/12/2021 - Laura Benedicto Melero
31/12/2021 - Laura Benedicto Melero
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Pequeños gestos que consiguen grandes logros. El Banco Obrero está llevando a cabo un proyecto sin precedentes en nuestra ciudad. Se trata de una cadena de cartas solidarias. “Nosotros recibimos las cartas de navidad de niños del banco obrero y nos encargamos de buscarle donante para hacer llegar el juguete a ese niño”, cuenta para Life!Cuenca Coral Matas, organizadora e impulsora del proyecto. Recalca que la idea surge de una necesidad, pues no existía en Cuenca una iniciativa similar.

    Imagen cedida por Coral Matas
    Imagen cedida por Coral Matas

    Sin embargo, en la campaña de intercambio de cartas y juguetes no están solos. “Colaboramos con socios, pequeños comercios, voluntarios, escuelas, asociaciones ... todos los años conseguimos juguetes y donaciones que luego repartimos a las familias en nuestros actos de Navidad con algún paje de los reyes magos”, añade Coral. Además de las cartas solidarias también han situado dos puestos de recogida de juguetes de segunda mano que encontramos en la juguetería Toy Planet (frente al Centro Comercial El Mirador) y en Todojuguete. Solo existe un requisito: que lo que entreguemos se encuentra en buen estado.

    Cinco años llevan desde el Banco Obrero intentando compartir y repartir ilusión en una fecha tan señalada como la Navidad. Paso a paso, escalan peldaños sin casi recursos, “nada más allá de las pequeñas donaciones de voluntarios, particulares y comercios solidarios”, que deben gestionar para poder llevar a cabo todas las iniciativas que organizan durante todo el año, no solo en Navidad. La pandemia también se ha convertido en un agravante que provoca que las personas cuenten con menos recursos para donar y con menor disponibilidad para participar en las recogidas de alimentos o en las ocasiones en las que necesitan voluntarios.

    Imagen cedida por Coral Matas
    Imagen cedida por Coral Matas

    Desde el Banco Obrero, Coral manda un mensaje empático y sincero a aquellas personas que puedan participar tanto en la cadena de cartas como en la recogida de juguetes: “No sabemos qué va a pasar el día de mañana, hoy podemos tener un juguete y un plato de comida en nuestra mesa, y al día siguiente quedarnos sin trabajo, que no podamos pagar la luz, la hipoteca y vernos en la calle”. Por ello y, como bien apunta Coral, “por desgracia organizaciones como la nuestra son necesarias para asegurar un plato de comida y unas necesidades básicas. Y esto se logra con la colaboración de todos”.

    La particularidad de la organización reside en la búsqueda de la ruptura con la idea de caridad. “Hay grandes ONGS y asociaciones que trabajan en estos aspectos, pero a través de la caridad, y al final se convierten en una empresa más”. Su único objetivo es trabajar en equipo para ayudar al colectivo y erradicar la desigualdad en España, pues el motivo que los ha llevado a unirse es precisamente la pobreza que azota a nuestro país. “Nosotros acabamos con el binomio de ayudante y beneficiario”.

    25 familias y alrededor de una decena de voluntarios conforman el Banco Obrero de Cuenca. Más de una treintena de almas que se unen para ayudar al prójimo sin distinción alguna, ya que “para nosotros solo el pueblo salva al pueblo”. Reconocer su labor en Navidad no debe convertirse en una estrella fugaz, sino en un astro al que debemos seguirle su estela, la misma que forja el Banco Obrero con su esfuerzo y su solidaridad durante todo el año.

      PUBLICIDAD
    • Netvoluciona
    Síguenos en:
    Advertisement