Síguenos:
Edición digital

Imágenes cedidas por la Armada Española y Ana Belén Herráiz.
Imágenes cedidas por la Armada Española y Ana Belén Herráiz.

Cuenca más presente que nunca en la Armada Española gracias a la enfermera Ana Belén Herráiz

Después de hacerse Reservista Voluntaria de las Fuerzas Armadas, Ana Belén Herráiz ha entrado a formar parte de la dotación del patrullero de altura Arnomendi, encargado de realizar tareas de vigilancia e inspección pesquera en el Cantábrico, entre otras misiones. Desde Life!Cuenca hablamos con esta enfermera conquense para que nos hable sobre esta nueva experiencia.

26/6/2021 - Marta Gallego Cerezo
26/6/2021 - Marta Gallego Cerezo
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Ella es Ana Belén Herráiz. Tiene 51 años. Está felizmente casada y con tres hijos de 16, 22 y 24 años. Es enfermera de vocación y por devoción, tres décadas de intenso trabajo en la sanidad pública lo dicen todo, 18 de ellos en la UCI donde ya se siente como en casa. Además fue directora de Enfermería del Hospital Virgen de la Luz durante los años 2012 y 2015, época muy complicada pero que le abrió otra perspectiva de su profesión, que es también su pasión. Y cuando parece que ya ha experimentado lo suficiente y tiene una vida acomodada, lejos de conformarse, decide dar el paso de hacerse Reservista Voluntario de las Fuerzas Armadas Españolas.

    Cierto es que ese "gusanillo" lo ha tenido siempre: su padre es militar retirado del Ejército del Aire; y su hermano mayor pertenece al Ejército de Tierra. Ha pasado su infancia en colonias militares por diferentes sitios de España y siempre lo ha vivido como una aventura, hasta que hace unos meses, charlando con su hermano, se enteró -hasta ese momento lo desconocía- que existía la opción de formar parte del Ejercito siendo Reservista Voluntario. "No me lo pensé dos veces y me enrolé en esta aventura, y desde luego estoy muy contenta de haberlo hecho; además recibí el apoyo de toda mi familia, que eso para mí era fundamental, todo fueron ánimos".

    Pero ¿qué es un Reservista Voluntario? ¿Cuáles son los pasos previos? Ana Belén nos explica que son personas no militares del mundo civil que desean prestar servicio a las Fuerzas Armadas Españolas con sus cualidades profesionales. Para hacerse Reservista Voluntario hay que optar a una plaza de las que las Fuerzas Armadas sacan a concurso todos los años, en torno a 200 plazas de todas las categorías profesionales que uno se pueda imaginar. Gracias a ello, el Ejército tiene a gente formada en el mundo civil que en un momento dado pueda necesitar como en misiones de paz, de seguridad, humanitarias, etc. Sin ir más lejos, como ha ocurrido ahora con la pandemia.

    Tras pasar por un periodo de formación básica militar, jurar bandera y aparecer su nombre en el Boletín Oficial de Defensa (BOD), el Ministerio de Defensa puede activarles para cualquiera de sus unidades y operaciones que desarrollan en nuestro país o bien para misiones desplegadas en el extranjero. Y así sucedió en mayo, cuando Ana Belén entró a formar parte de la dotación del patrullero de altura Arnomendi, con base en Ferrol, que cuenta con 38 militares más un médico y una enfermera, ambos Reservistas Voluntarios, y que lleva a cabo las misiones de verificación de la presencia de buques nacionales y de otros estados miembros autorizados para estas pesquerías, la inspección de las capturas, la revisión de las artes de pesca utilizadas, la vigilancia de zonas y períodos de veda y las actividades de la flota dedicada a la pesca del bonito.

    "Lo cierto es que hacen una labor impresionante, muchas veces desconocida para los ciudadanos. Además de todo eso, dan apoyo a cualquier tipo de barco pesquero, por ejemplo hace unos días uno de ellos tenía estropeada la potabilizadora y el Arnomendi se lo solucionó”, cuenta Ana Belén. Este patrullero también da cobertura sanitaria ya que la vida en barco es bastante hostil y es muy común que haya pequeños cortes, torceduras,… que es donde entran en acción el médico y la enfermera Reservistas, “los barcos saben que el Arnomendi lleva sanitarios abordo, que estamos 24 horas disponibles, aunque hay que reconocer que los marineros y los pescadores son duros y nos dan poco trabajo", se ríe.

    También desarrollan ejercicios de Sanidad, una especie de talleres teórico-prácticos para refrescar todo lo concerniente a primeros auxilios: cómo inmovilizar a un herido, cómo evacuar, cómo manejar los atragantamientos, cómo reaccionar ante un accidente eléctrico o un ahogamiento o cómo es el uso de las camillas. En este sentido, Ana Belén reconoce que se quedó sorprendida con la enfermería tan bien dotada que tiene el barco en cuanto a su preparación de medicamentos y aparataje.

    Los dos Reservistas Voluntarios participan también en todas las actividades que se realizan en Arnomendi, ejercicios de simulación de todo tipo, como hombre al agua, abandono de buque, incendios, fugas de agua, evacuación de heridos, seguridad interior, etcétera.

    Visto así, como nos cuenta esta enfermera conquense, "es una experiencia indescriptible, estoy aprendiendo cosas nuevas, conociendo desde dentro las Fuerzas Armadas y comprobando en primera persona que son unos grandes profesionales, muy hospitalarios, con un ambiente fabuloso, la verdad es que nos tratan de lujo a los Reservistas Voluntarios".

    Y qué decir, como explica Ana Belén, de las maravillas que regala el barco, amaneceres y atardeceres de película, tormentas en alta mar, el baile de los delfines que juegan con las burbujas del barco,…

    Ana Belén reconoce también que está muy orgullosa de poder servir a las Fuerzas Armadas y que una conquense lleve Cuenca a la Armada, “de hecho también estoy muy agradecida del trato recibido por parte de la Subdelegación de Defensa de Cuenca, ha sido exquisito, además de trato cercano del coronel Fernando Antón”.

    No obstante, reconoce que no todo es bueno: “se hace duro estar mucho tiempo sin tu familia, sin tus amigos. Ten en cuenta que son dos meses más los ocho días previos en el arsenal del Ferrol de confinamiento, nunca había estado tanto tiempo fuera de Cuenca. A ello hay que sumar que el mar no se está siempre calmado y es frecuente el mal cuerpo, náuseas, malestar y falta de sueño, porque la cama se convierte en determinados momentos en un columpio balancín, o vivir tantos días en un espacio reducido”.

    Por ello Ana Belén asegura que ahora admira más si cabe a toda la gente que vive del mar y que ejerce su profesión en un barco. “Hoy en día, con las nuevas tecnologías, el contacto con tu gente es muy sencillo, no como los marineros de antaño que además de vivir en unas condiciones de vida tremendas no tenían posibilidad de conectarse con sus familias. De todas formas, yo ya tengo el contador puesto para ver a mi familia“.

    Pregunta obligada para esta enfermera reservista voluntaria ¿repetirías? La respuesta es rápida y contundente: "Sí, la verdad es que a pesar de esa parte dura que tiene no me importaría nada repetir, tanto si en algún momento dado las Fuerzas Armadas me vuelven a proponer alguna navegación donde yo pueda ser útil y servir a España, como si es en otros Ejércitos como el de Tierra o el de Aire. Es lo bueno que tenemos los sanitarios, que somos de los Cuerpos Comunes por tanto podemos ser activados en cualquiera de los ejércitos".

    En este punto, Ana Belén ensalza la labor esencial que desarrollan las Fuerzas Armadas para servir a los españoles, la cantidad de misiones que llevan a cabo y que le eran totalmente desconocidas "y eso que consideraba que estaba familiariada con el Ejercito por haberlo vivido en mi casa, ha sido un gran descubrimiento y estoy muy orgullosa de formar parte de ello. Agradezco a la Armada Española haberme brindado esta oportunidad”.

    Con toda esta aventura de Ana Belén queda demostrado que cuando tienes vocación pública, nada te frena, todo suma; ya sea ejerciendo tu profesion en un hospital o prestando tus servicios en la Armada Española. Lo importante no es el dónde sino el porqué: non vent ministrari sed ministrare (No aspire a ser servido, sino a servir).

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: