Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

La discapacidad contada en primera persona: Sergio, Silvia y Lorenzo

Qué mejor manera que conmemorar el Día Internacional de las Personas con Discapacidad que dando voz a los propios implicados para que nos cuenten sus vivencias y cómo afrontan su día a día. Desde Life!Cuenca hemos hablado con Silvia Lara, Sergio Fernández y Lorenzo Higueras.

Actualizado: 3/12/2021 10:06 - Marta Gallego
Actualizado: 3/12/2021 10:06 - Marta Gallego
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Hoy se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad bajo el lema "Un día para todos", con el que se quiere hacer ver que la discapacidad forma parte de la condición humana y que la sociedad tiene que estar preparada para ello.

    Y qué mejor forma que dándoles voz a los propios implicados, dejándoles que sean ellos quienes nos cuenten sus testimonios y experiencias, y que nos expliquen cómo afrontan su día a día. Por ello, desde Life! Cuenca conmemoramos este día en primera persona.

    Silvia Lara, ejemplo de superación

    Si alguien ha mostrado siempre un gran esfuerzo de superación y fortaleza, esta es Silvia Lara. Pese a las adversidades nunca pierde la alegría y el optimismo que le caracteriza, y siempre acabamos aprendiendo algo de ella. Y es que Silvia, una joven conquense con síndrome de Down conocida por todos por su palmarés nacional e internacional en natación, pasó el coronavirus en pleno confinamiento y, como nos ha contado, lo pasó bastante mal: “estuve ingresada 15 días en el Hospital con mi madre, que estuvo conmigo todo el tiempo, fue justo en los días que era Semana Santa. Lo pasé bastante mal, estuve muy malita con neumonía, no saturaba bien, me ahogaba mucho”.

    Pero enseguida Silvia sacó fuerzas de flaquezas y se recuperó con el apoyo de su familia. Una nueva batalla que superar que le dio más fuerzas si cabe para seguir con su día a día en pleno confinamiento. “Cerraron la UCLM, que es donde trabajo desde hace 17 años. Ahora estoy en la Facultad de Derecho y estoy contenta porque ya la abrieron en septiembre. Pero antes iba los miércoles y los viernes a la Asociación y luego hacía deberes en casa, así que no me he aburrido”, nos contaba.

    Hacemos un repaso también de la gran pasión de Silvia, la natación: “Cuando era pequeña me operaron del corazón y como tenía escoliosis los médicos me recomendaron que hiciera natación, y así empecé”. Y es que ha logrado numerosos reconocimientos internacionales, nacionales y regionales y ser campeona de un centenar de competiciones, además de haber cruzado el Estrecho de Gibraltar en 2008. Metas que llevaron a poner su nombre, Silvia Lara Perea, a la segunda piscina del Complejo Deportivo Luis Ocaña de Cuenca.

    No podemos finalizar la conversación con Silvia sin que lance un mensaje a los jóvenes: “Espabilar, luchar. Luchar por lo que más queráis porque nadie te regala nada; yo he conseguido muchas cosas porque estudié e hice mis oposiciones, que es lo que hace falta por cierto, que haya más becas para los jóvenes y muchas plazas para que puedan tener trabajo”

    Sergio Fernández, buen humor y optimismo

    Si sois asiduos a Carretería, seguro que conocéis a Sergio Fernández, invidente total desde que nació y vendedor de la ONCE. Cuando hablamos con él, desde el primer momento nos llama a atención su buen humor, su optimismo y lo que le quieren sus clientes, a los que conoce perfectamente por su nombre. Son todo buenas palabras hacia él aunque Ramón, uno de los clientes fijos de Sergio, asegura bromeando que “no acierta mucho, siempre nos dice que esta vez va a tocar pero nada”.

    Sergio lleva trabajando en la ONCE desde febrero de 1998. Su experiencia es muy buena, reconoce que siempre le han tratado muy bien, que ha sentido el cariño y el respeto de la gente. Cree en la inclusión pero sabe que es complicada de alcanzar. ¿Por qué? Su contestación es rápida: porque hay gente que no pone de su parte, y eso se nota. Igual es por falta de conocimiento, pero hay que trabajar por la integración.

    Lo único que Sergio echa en falta, según nos ha contado, es una mejora en la accesibilidad de las calles de Cuenca y en la señalización de cuando hay obras, que es muy importante para los invidentes.

    Además, Sergio espera con ganas la llegada de las Eyesynth, unas gafas para invidentes o con baja visión que recoge toda la información en tres dimensiones y que el cerebro puede interpretar. “Esta tecnología la probé hace tiempo y ya las tengo reservadas”.

    Nos despedimos de Sergio que, después de hacerle una foto para este reportaje, nos dice que se la enseñemos para verla. Un ejemplo de buen humor y cercanía que todos deberíamos seguir en nuestro día a día.

    Lorenzo Higueras, orgulloso de su familia y sus amigos

    Por último, también hemos querido contagiarnos del entusiasmo de Lorenzo Higueras Mariana, un joven conquense de 21 años que ahora está estudiando Derecho en la UCLM y que tiene artrogriposis múltiple congénita, una enfermedad rara congénita caracterizada por la movilidad reducida en muchas articulaciones del cuerpo.

    Lo cierto es que Lorenzo asegura que su discapacidad no le ha afectado como tal, en el sentido de que siempre ha vivido con ello: “no tengo que aceptar nada porque yo nací así, y así estoy acostumbrado a vivir. Tenemos dos opciones: vivir o vivir. Lo que sí me hace la vida más fácil es tener el apoyo de mi familia y de mis amigos, porque hacen que se haga todo menos costoso, más ameno”.

    Y hablando de su familia, le preguntamos a Lorenzo cómo lo llevan sus padres, y aunque asegura que “esto lo deberían contestar ellos”, nos explica que “no se les nota que lo lleven mal porque esto es nuestro día a día desde siempre, todos lo tenemos asumido, cada uno tiene sus roles como es el hecho de ayudarme a vestirme o a comer”.

    Si nos referimos a sus amigos, nos dice orgulloso que ha tenido mucha suerte, “siempre he tenido muy buen don de palabra y me he sabido rodear de buena gente, que me ha puesto las cosas más fáciles. Puedo decir que no he sufrido discriminación ninguna. A fin de cuentas, no llevo una vida complicada, no me han dejado los demás”. Desde luego, con amigos así, da gusto.

    También hemos querido conocer su punto de vista sobre la inclusión, que reconoce que aún queda mucho y que igual habría que mejorar los métodos o las conciencias. “Yo tengo una discapacidad física, necesito ayuda, la pido y ya está. Pero esto es muy complicado en las discapacidades psíquicas, sobre todo en los niños que es cruel por naturaleza. Vamos por el buen camino de la integración mientras haya gente que lo haga entender, y precisamente son los niños los que lo entienden mejor que los adultos”.

    ¿Qué mejorar? Además de hacer más accesibles las ciudades a nivel arquitectónico, Lorenzo cree que las ayudas económicas deberían ser mucho mayores porque son recursos fundamentales para nosotros: “Yo tengo la suerte de vivir con mis padres ahora, que me ayudan a todo, pero el día de mañana necesitare ayuda las 24 horas y esto hay que pagarlo”.

    Cuando le preguntamos cuáles son sus aficiones, Lorenzo nos cuenta que las de “la adolescencia normal, salir con los amigos, escuchar música, pintar… la verdad es que soy un chaval bastante sencillo”

    Y es precisamente con la pintura donde Lorenzo se ha buscado un hueco con su talento, dibujando con la boca desde los cuatro años y convirtiéndose en uno de los pintores más importantes de Cuenca. Forma parte de la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie(APBP) en la que entró hace 15 años y gracias a la cual ha podido desarrollar su talento como pintor convirtiéndose la pintura en una parte indispensable de su vida.

    Después de estos testimonios, solo hace falta comprender que no hay discapacidades, solo capacidades distintas; que el respeto y la tolerancia es la base del largo camino hacia la inclusión; porque conociendo estos casos, te das cuenta que de quien más aprendes, es de ellos.

    Nuestro reconocimiento hoy a todos vosotros.

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: