Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Imagen de la Real Academia de la Historia
Imagen de la Real Academia de la Historia

Luisa Sigea, la mujer más relevante de Cuenca según un medio nacional

La humanista del Renacimiento fue considerada una de las mujeres más cultas y mejor preparadas en la época. Sus raíces conquenses se sitúan concretamente en Tarancón, su lugar de nacimiento hace ya cinco siglos.

21/12/2021 - Redacción
21/12/2021 - Redacción
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Reescribir la historia, sobreponerse al compás marcado por el tiempo y destacar entre la multitud. Todo ello ha erigido a Luisa Sigea a la cúspide de personajes conquenses ilustrados más relevantes de todos los tiempos. Si hace unas semanas presentábamos a Francisco de Mora como el hombre más importante de la provincia según el periódico La Razón, esta vez la elegida en el plano femenino es Luisa Sigea. Comparte nombre en el mapa nacional con personalidades ilustres como María de Maeztu, Mariana Pineda, Isabel la Católica, Clara Campoamor, Dolores Ibárruri o Rosalía de Castro. Así, Luisa se coloca en la élite cultural conquense y destaca su labor desafiando al tiempo, pues fue una verdadera adelantada a su época, siendo incluso políglota ya que llegó a hablar hasta nueve lenguas.

    Sigea, que nació en 1522 y falleció en 1560, vivió poco pero intensamente. Tanto es así que era una de las mujeres con una formación de mayor exquisitez en el siglo XVI, durante el Renacimiento. Su brillantez e inteligencia la llevaron a estudiar diversas disciplinas entre las que destacan el latín, la filosofía o la oratoria. Natural de Tarancón, fue instruida con sumo cuidado hasta convertirse en ejemplo de erudición y enseñanza en nuestros días, tanto que uno de los institutos de Tarancón lleva su nombre.

    La educación que recibió lejos se encontraba de la que podían alcanzar gran parte de las mujeres de la época (en su mayoría, no sabían leer ni escribir), lo que catapultó a Sigea a la cima del conocimiento y de las letras en el territorio. Su padre, el humanista francés Diego Sigeo, fue el encargado de inculcarle la importancia de la educación y su amor por las letras y la literatura. Una vez que se trasladó de España a Portugal se introdujo de lleno en el mundo de los idiomas, descubriendo una de sus destrezas más destacadas.

    Imagen de institutodelamujer.castillalamancha.es
    Imagen de institutodelamujer.castillalamancha.es

    Fue moza de cámara de personalidades diversas, pero, sobre todo, pasó a la historia por sus poemas, siendo “Syntra” uno de los pocos que llega hasta nuestros días. Solía escribir en latín, lengua culta por la que navegaba con fluidez. “Duarum virginum colloquium de vita aulica et privata” es sin duda su otra gran obra, en la que ilustra una conversación entre dos mujeres que dialogan sobre las ventajas de la vida retirada, otorgándole un punto de vista crítico que caracterizaba el pensamiento de Sigea.

    Sin embargo, pese a su capacidad de trabajo y sus amplios conocimientos, se topó con obstáculos para encontrar trabajo en la corte, muestra de las dificultades a las que tuvo que hacer frente sobre todo en los últimos momentos de su vida. 38 años tenía cuando se marchó el personaje femenino más relevante de Cuenca en toda su vasta y culta historia.

    Pese a sus raíces conquenses, en esa época Tarancón pertenecía a Toledo, por lo que Luisa, más que conquense, tiñó su corazón con tintes toledanos, tanto que uno de los nombres con los que se le conoce es el de Luísa Sigea Toledana. La erudita ha dejado para la posteridad un legado literario y un ejemplo de mujer pionera adelantada a las restricciones de su tiempo.

    6486
    Contenido archivado en:
    HistoriaLiteraturaLuisa SigeaTarancón
    Síguenos en:
    Advertisement