Síguenos:
Edición digital

Maximino Pérez atiende a Life! Cuenca. Foto: Héctor & Müller
Maximino Pérez atiende a Life! Cuenca. Foto: Héctor & Müller

Maximino Pérez: "El día grande va a ser cuando se haga el paseíllo y pensemos en las personas que nos han dejado"

A tan solo un mes de que se celebre la Feria Taurina de San Julián 2021, hablamos con Maximino Pérez, empresario de la Plaza de Toros de Cuenca, que nos cuenta las dificultades de sacar adelante unos festejos taurinos en mitad de una pandemia y la emotividad de la feria de este año

29/7/2021 - Vanesa Moreno
29/7/2021 - Vanesa Moreno
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Con el ruedo sabiendo que en cuestión de un mes será pisado por los toreros que darán el primer paseíllo en la plaza tras un año y medio de parón, con la arena preparada para que el toro la remueva a su paso y los diestros desenfunden su muleta, la Plaza de Toros de Cuenca se prepara para la Feria de San Julián más atípica y emotiva.

    En la plaza desierta, con el eco retumbando en las gradas, pisando el ruedo que sentirá en agosto la emoción de volver a ver con vida el recinto, hablamos con Maximino Pérez, empresario taurino y gerente de la plaza.

    Hace tan solo dos semanas que comenzó la venta de entradas para abonados, y este jueves, comienza la venta de las localidades restantes. Se pudieron ver largas colas de aficionados en la taquilla que desde las 8 de la mañana, esperaban ansiosos para adquirir sus entradas. “La venta de entradas va muy bien. El abonado ha respondido, dentro de las circunstancias que estamos viviendo, que hay que entender, con una estabilización de contagios y teniendo en cuenta las consecuencias económicas que estamos teniendo, yo estoy satisfecho”, asegura Maximino Pérez.

    La situación epidemiológica ha permitido que se pueda celebrar esta feria taurina, pero de forma distinta a lo habitual. “Este año es un impass, una feria totalmente diferente a la de otros años, pero sin duda, va a satisfacer al abonado después de un año y medio, el tener ese espacio, esas dos o tres horas diarias para alejarse de los problemas habituales que tenemos”:

    Maximino Pérez. Foto: Héctor & Müller para Life! Cuenca
    Maximino Pérez. Foto: Héctor & Müller para Life! Cuenca

    El empresario taurino lo tiene claro. “Las expectativas son siempre las mismas, y es que se embistan tres o cuatro toros, que la gente se divierta, se lo pase bien. Con el aforo que tenemos a un 50%, con tan solo 4.000 personas en la plaza, colocadas a tresbolillo, es un ambiente muy bueno y van a estar muy cómodos, y rezar para que a esos 4.000 que van a tener la suerte de asistir a los festejos taurinos, se diviertan y por lo menos, se desconecten de la realidad que tenemos en la calle”. Este año los festejos taurinos tienen un componente de unión y de evasión más fuerte, un momento en el que los aficionados compartirán espacio, diversión y sentimiento.

    No ha sido fácil. Poder organizar una feria taurina en una situación poco predecible y tan compleja, lleva esfuerzo, trabajo y pasión. Así lo reconoce Maximino: “ha costado mucho sacar la feria adelante, más que otros años. En los años convencionales siempre hay circunstancias que te van atrapando, pero las circunstancias que tenemos este año son muy diferentes. Se trata de una feria muy corta, había que seleccionar muy bien los toreros que iban a venir a Cuenca, los días exactos e incluso el número de corridas, porque no sabíamos las circunstancias a las que noso enfrentaríamos”. Pérez es optimista: “creo que con las vacunaciones y las medidas que se están tomando vamos a llegar a la feria muy bien”.

    La situación sanitaria hizo que el año pasado hubiera muy pocos festejos, fueron pocas las ferias que tuvieron la oportunidad de celebrarse, y con mucho control. “En Cuenca no pudimos”, lamenta Maximino. “En 2021 hemos querido hacerlo, aunque sea una feria más reducida, porque no podíamos dejar dos años sin toros, por la desconexión que podemos sufrir en ese aspecto, sería difícil de superar en los años sucesivos”.iedad va admirar”.

    Plaza de Toros de Cuenca. Foto: Héctor & Müller para Life! Cuenca
    Plaza de Toros de Cuenca. Foto: Héctor & Müller para Life! Cuenca

    El sector taurino ha sido uno de los afectados por la crisis económica derivada de la pandemia. Maximino Pérez reconoce que “hemos sufrido mucho, pero afortunadamente, hemos sido uno de los sectores que a día de hoy, se está recuperando. Se han celebrado 150 festejos taurinos, de ellos, más de 70 han tenido más de 4.000 personas, y no ha habido brotes derivados de ellos. Estamos en recintos al aire libre y el riesgo es mucho menor, y más, si la organización es buena. A eso le añadimos que en agosto vamos a tener un 70% de la población vacunada”.

    Para poner en marcha la organización de una feria taurina de este calado, es necesario apoyo que permita que todo salga adelante. “De las instituciones, tenemos el apoyo moral. Echo de menos muchas cosas. Desafortunadamente, la situación económica que estamos pasando no es la idónea como para tener que elaborar otro tipo de medidas, y si todo el sector hubiéramos tenido un poco más de ayudas económicas, hubiéramos hecho un poco más por la tauromaquia. Me conformo solamente con que nos lo pongan fácil para que podamos desarrollar nuestro trabajo, con seriedad y cumpliendo la ley”, afirma.

    Y en este año, ¿cuál va a ser el día grande?. Maximino lo tiene claro. “El día grande de esta feria va a ser el primer día que se abra la puerta, los toreros hagan el paseíllo, y esos 4.000 espectadores y yo el primero, pensemos en todas esas personas que nos han dejado en este año y medio, todas los seres queridos que se nos han ido y en algunos casos, no nos hemos podido despedir. Todos aquellos que han sufrido y todavía tienen secuelas, nos vamos a acordar de todos ellos”.

    Maximino Pérez. Foto: Héctor & Müller para Life! Cuenca
    Maximino Pérez. Foto: Héctor & Müller para Life! Cuenca

    La emoción va a estar presente en toda la feria, por múltiples motivos, que la harán aún más especial. “Lo que estamos viviendo ahora no se trata de ver si hay espectáculos taurinos o no, se trata de valorar en muchos casos que tenemos que ir llegando poco a poco a la normalidad, y que cuando echemos de menos a alguien a quien saludábamos que estaba en la misma delantera durante los últimos 20 años, o simplemente, que te mandaba un mensaje antes de empezar cada corrida y que ya no te llega, eso va a ser lo más duro, lo más difícil y lo más importante de esta feria”, reconoce Maximino.

    Todas esas ausencias, de aficionados y no aficionados, estarán presentes en la primera corrida. “El primer día vamos a guardar un minuto de silencio en recuerdo a todos esos seres queridos que hemos perdido, es un homenaje a todas las familias que han sufrido. Va a ser una feria distinta, pero muy sentimental”.

    Sobre el panorama taurino en Cuenca y las jóvenes promesas, el empresario reconoce que con la Escuela Taurina, sería más fácil que los jóvenes se formaran. “En Cuenca hay chavalaes que están empezando, pero es la pescadilla que se muerde la cola, porque cada vez hay menos festejos a lo largo de la temporada, cada vez hay menos ayudas a esos chavales para que se vayan forjando y cojan experiencia. Esperemos que la escuela taurina se reavive con ayuda de las instituciones, porque si no, es imposible, y el día de mañana podamos tener aquí a 8 ó 10 valores que, aunque no lleguen a ser figuras del toreo y se dediquen a ello y solo sea un hobbie, estarán haciendo algo que la sociedad va a admirar".

      PUBLICIDAD
    • UCLM
    • Conquense Seguridad
    • Gasoleos Marin
    Síguenos en: