Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

De la mítica Dixy a la nueva Mon: DJ Popy, una vida tras los tocadiscos de Cuenca

Hablamos con el conocido DJ de Cuenca: Popy. Repasa sus orígenes en las discotecas de la ciudad y relata algunas anécdotas tras más de 20 años de trabajo.

21/8/2021 - Laura Benedicto Melero
21/8/2021 - Laura Benedicto Melero
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • El desliz de sus dedos girando el disco ha estado presente en los grandes eventos de Cuenca y sus míticas celebraciones, las mismas que cerraba micrófono en mano despidiéndose tras disfrutar de largas veladas que acababan al amanecer. DJ Popy ha marcado la hoja de ruta de las sesiones de música conquense durante las noches de fiesta en la ciudad. Pinchando desde el tocadiscos, su legado trae al recuerdo las vigilias de los nostálgicos que siguen evocando sus hazañas en la Dixy. Pero, al mismo tiempo, Popy continúa amenizando el ocio nocturno en la actualidad.

    “Ahora soy residente del grupo Mon y Origen y hasta que el cuerpo aguante”, cuenta DJ Popy que, pese a realizar breves paradas de dos o tres años cada cierto tiempo para recargar pilas, lleva en activo desde que se compró su primer tocadiscos, hace más de 20 años. “Me inicié como DJ en 1997. Edu, un amigo de la infancia, se compró un equipo que contaba con dos platos de vinilo y una mesa de mezclas. Por las tardes nos íbamos a su casa y practicábamos allí. Por esa época yo tocaba en la Banda de Tambores y Cornetas y me tiré un poco más de un año actuando porque cobrábamos y al año pude comprarme el equipo”.

    Tan solo cuatro años más tarde, Popy dejó atrás la barra del pub para subirse a la cabina: “En 2001 empecé a trabajar profesionalmente. Primero recogía vasos en la discoteca y después, poco a poco, me pude meter a poner música. Me acuerdo de que empecé en la discoteca Dixy pero en la parte de arriba, que era para un público más adulto. Venían hasta mis padres a bailar, con eso te digo todo. Luego me fui a la sala de abajo que es la que más me gustaba, porque era la gente de mi edad”.

    El esfuerzo realizado durante dos décadas no ha sido en vano. Popy recalca que la profesión hoy en día se encuentra denostada, pues son muchos los prejuicios que giran en torno al ocio nocturno en general y al trabajo de los pinchadiscos en particular: “La gente tiene un concepto equivocado del DJ, se piensan que solo va allí de fiesta, pero el trabajo de un DJ conlleva esforzarte también entre semana: escuchar mucha música en la radio, mirar por internet, preparar tu música…. Lo que la gente no ve es ese esfuerzo, pues hay que estar al día de los éxitos que rompen”.

    Rompedoras también son sus sesiones ahora, igual que sus anécdotas. Guarda un gran recuerdo de los maratones que se hacían en Dixy y lo que ello conlleva, un sinfín de historias que contar y una amalgama de emociones que refleja en forma de vivencias a las que les guarda un cariño especial. “Me acuerdo de que a los maratones venían incluso DJ nacionales donde tuve el placer de conocer a DJ Escudero. Le tuve que dejar la maleta porque la perdió en Barajas y cuando vi que cogía mis discos con 19 años que tenía yo pues imagínate cómo me quedé. Es uno de los recuerdos más bonitos que tengo”.

    Curtido en infinidad de batallas y envuelto entre altavoces durante horas para escuchar los temas del momento, Popy ha conseguido instaurar su sello propio a las sesiones del ocio nocturno conquense. Ha hecho suyas las pistas de baile de las discotecas de la ciudad. “He conseguido crear mi propio nombre en Cuenca a base de trabajo”.

    “Yo soy de los que piensan que nadie te regala nada y lo que te cae es fruto de tu trabajo y de las ganas que le pongas. Lo que quieras, lúchalo”. Un mensaje valioso que ya transmite a su hijo de tres años, con el que comparte ensayos y, al parecer, gustos musicales. “Cuando estoy preparando la música, mi hijo ya se sube conmigo allí a echarme una mano y veo que ya se está empezando a meter en el mundillo con solo tres años. Así que quién sabe, a lo mejor tenéis la marca Popy para muchos años. Veo que hay legado, luego ya el tiempo lo dirá. La genética no falla”.

    En cuanto a sus referentes, sigue mirando hacia otro de los estandartes de la ciudad: DJ Perico. “Siempre le he tenido una gran admiración y ahora somos amigos. Cuando empezamos a salir de fiesta, mis amigos se iban por ahí y yo me quedaba cerca de la cabina mirándole embobado de todo lo que hacía y a la vez aprendía de él. Ahora es un gran amigo mío, para que veas lo que son las cosas”, fruto de que los sueños se cumplen con trabajo y esfuerzo.

    Continúa trabajando en las ferias de San Julián 2021, en la zona Gastro-San-Julián, y asegura que los asistentes respetan las medidas, fomentando un ambiente armónico y calmado. “Se ve que la gente está teniendo mucha precaución, se lo está tomando en serio. La idea es que poco a poco podamos ir haciendo eventos así y yo creo que si todos colaboramos lo podremos conseguir”.

    Pese a las ganas de reinventarse y poder volver a llenar salas, reconoce que este año las fiestas han perdido algo de luz. “En fiestas de San Julián anteriores yo lo que percibía es que se veía más ilusión. Este año te han dejado hacer algo, pero es diferente, no es la alegría que tenías otros años. Además, como son tantos días parece que te hace menos gozo”, concluye Popy.

    Pero las fiestas multitudinarias no han sido su único nicho de trabajo. DJ Popy es el hombre orquesta cambiando los platillos por los discos y el tambor por la mesa de mezclas. Ha pinchado en fiestas de los pueblos, inauguraciones de piscinas, bodas, comuniones… “Se podía decir que he tocado todos los palos”, cuenta mientras desprende una leve carcajada. “Pero para un DJ pinchar en fiestas multitudinarias es lo mejor que hay. Porque yo me he llegado a encontrar situaciones donde había muy poca gente y eso para un DJ no es agradable porque no te motivas”, responde con sinceridad y firmeza.

    DJ Popy se despide como cada madrugada al cerrar las puertas de la discoteca, no sin antes recordarnos que espera “aguantar muchos años dando fiesta a los conquenses”.

    Síguenos en:
    Advertisement