Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Nicolás Cabañas, el músico que puso banda sonora a la Semana Santa de Cuenca

Hoy se cumplen 74 años del fallecimiento del músico conquense, que creó numerosas obras religiosas, entre las que destacan sus marchas de Semana Santa, que suenan todos los años por las calles de la ciudad que le vio nacer

Actualizado: 18/2/2022 9:28 - Redacción
Actualizado: 18/2/2022 9:28 - Redacción

Una fecha señalada en la que la Semana Santa de Cuenca y la ciudad propiamente dicha perdieron un pedazo de su mundo cultural fue el 18 de febrero de 1948, día en el que fallecía el músico conquense Nicolás Cabañas, pasando a ser una parte importante de la historia musical de Cuenca.

Tras 150 años de su nacimiento, allá por el 3 de febrero de 1871, el legado de Cabañas sigue presente en nuestra ciudad, sobre todo gracias a sus marchas procesionales que suenan año tras año en la Semana Santa. Su pasión era la música y a ello dedicó su vida, llegando a ser Director de la Banda Provincial de Música de Cuenca en 1898 y Director de la Banda Municipal de Música de Cuenca en 1921, hecho que celebró el año pasado su centenario.

Con motivo del 75 aniversario de su nombramiento como director de la banda municipal, en el año 1996, la Asociación Cultural “Hoces nazarenas” editaba un CD con varias composiciones de Cabañas, interpretadas por la Banda de la Asociación Musical de Mota del Cuervo, dirigida por su director Jaime Charco y grabado bajo el sello de RTVE. Además, con él se publicaba un libro escrito por Fernando Cabañas, en el que se relataba la biografía del músico conquense.

Sin duda, una de las obras de su creación que se ha convertido en todo un símbolo de nuestra Semana Santa es “San Juan”, escrita en el año 1927, aunque su verdadera difusión no se dio hasta el año 1942, cuando la Cofradía de San Juan Apóstol Evangelista solicitó al maestro la composición de una obra para interpretar la madrugada del Viernes Santo. Además, también compuso obras religiosas para órgano, piano, orquesta y coro, así́ como marchas fúnebres, entre las que destacan ‘Christus’, ‘Muerto en la Cruz’ o ‘El Descendido'.

En el año 1994, la ciudad de Cuenca le otorgó una calle a la que, en primer lugar, llamaron Calle Nicolás Cabañas Palomo, y que posteriormente, fue llamada Maestro Cabañas. Asimismo, en el año 2019, sus nietas donaron parte de su obra al Archivo Histórico de Cuenca, en la que se incluían fotografías familiares y partituras, entre otros objetos, y que ahora forman parte de la ciudad natal del músico, a la que regaló lo mejor de él: su música.

    PUBLICIDAD
Síguenos en:
Advertisement