Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

La Torca del Lobo

Muchas son las historias que relacionan a los animales con el misterio. Algunas de ellas hablan de un entendimiento hacia esta especie, por parte del ser humano, fuera de lo común. Una de las torcas de Cañada Molina hace referencia a un animal, en concreto un lobo. Alberto M.Rodríguez en su sección de Misterios de Cuenca, nos trae esa historia en la que la relación entre un hombre y un lobo parece fuera de lo normal?

6/12/2020 - Alberto M. Rodríguez
6/12/2020 - Alberto M. Rodríguez
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Un lobo sin manada

    La leyenda nos habla de Zacarías, un hombre fanático del deporte de la caza y que casi todos los días, por suelte para él, podía practicar estos ejercicios de tiro. Con una escopeta de doble cañón y cartuchos del 16, paseaba un día tras otro por la zona de las torcas, en busca algún objetivo. De entre sus presas, había una a la que siempre respetaba, al lobo. Afirmaba que esta especie era muy parecida a un mastín que el tenía en su propiedad. Uno de tantos días de cacería, mientras comía, vio un ejemplar de lobo que le llamó mucho la atención.

    Con el paso del tiempo siguió viendo a este lobo en solitario unas cuantas veces más, cerca de las lagunas de Cañada del Hoyo, pero no le dio importancia. Más adelante llegó el invierno y con él, fuertes nevadas. Los animales salvajes empezaron a atacar las grajas en busca de alimento. Se llegó a destacar a un lobo, dentro de una manada. Concretamente ese lobo que Zacarías veía una y otra vez y que empezó a denominar “su lobo”. Los ataques continuaron y en el pueblo se decidió crear grupos de vigilancia. Durante estas patrullas, Zacarías volvió a ver su lobo. Esto le hizo pensar dónde estaría su guarida y por qué siempre iba solo.

    En busca del lobo

    Nuestro cazador empezó a dejarle restos de comida a este lobo, después de las cacerías. Estaba convencido de que encontraría la guarida del lobo y su manada. Durante una semana estuvo buscándolo por la zona de las torcas. Un ultimo día, antes de darse por vencido, salió a buscarlo. Cruzó junto a unos matorrales de difícil acceso y una extraña masa se le vino encima, provocando un tiro accidental en la escopeta y una caída para Zacarías. Cuando se levantó vio al lobo alejándose con dificultades y lo siguió.

    Tras unos minutos detrás del lobo, lo vio refugiarse en una torca de difícil acceso y muy escarpada. Zacarías se adentró dándose cuenta de que empezaba a nevar. Una gran tormenta de nieve se le vino encima. Pensó quedarse en el interior de la torca y continuar cuando amainara el temporal. Cuando se adentro en la cueva para refugiarse, su sorpresa fue grande: el lobo lo miraba de frente y de forma fija. También pudo observar que estaba herido, debido al tiro que se escapó de su arma.

    Imagen de WIKIMEDIA DISCASTO
    Imagen de WIKIMEDIA DISCASTO


    La Torca del Lobo

    Llegó la noche con más frio y más nieve. Por lo que decidió pasar la noche en la torca. Con miedo se sentó a unos metros del lobo. Poco a poco el sueño se apoderó del cazador y al día siguiente despertó con una masa que le daba calor: era el lobo que lo abrazaba para protegerlo del frío. Apartó suavemente al animal tumbándolo en el suelo y pudo comprobar que estaba en las últimas. Había perdido mucha sangre. Empezó a escuchar voces de sus colegas que lo buscaban. Cuando dio el aviso y contó lo ocurrido, el lobo había dejado nuestro mundo. Debido a esta leyenda, la torca donde ocurrió todo se llamó la Torca del Lobo.

    Contenido archivado en:
    Misterios de CuencaLeyendas de Cuenca
    Síguenos en:

    Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

    Saber más Aceptar