Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Cuevas de Zugarramurdi. Autor: Alberto M.Rodríguez.
Cuevas de Zugarramurdi. Autor: Alberto M.Rodríguez.

De Zugarramurdi a Mangana

En esta nueva entrega de leyendas sobre Cuenca, Alberto M. Rodríguez nos trae una historia de brujas. Son varias las historias de brujas en Cuenca y se sitúan en distintas zonas de la provincia: Sacedón, Buendía, Alcocer, Tinajas, Villar del Águila o incluso la propia ciudad conquense.

29/4/2020 - Alberto M. Rodríguez
29/4/2020 - Alberto M. Rodríguez
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Las brujas han sido un tema que siempre me ha fascinado, sobre todo, desde hace unos años que tuve el privilegio (porque no pude ser de otra forma), de visitar el pueblo de las brujas por excelencia en España: Zugarramurdi. En este viaje pude visitar las cuevas de las brujas, el museo y una vivienda original del año 1.610 donde supuestamente vivían. Con este viaje me hice una pregunta: ¿habrá historias sobre brujas en Cuenca? la respuesta es un rotundo sí. Además, no hay uno o dos casos aislados, sino que son varios y por distintas zonas de la provincia: Sacedón, Buendía, Alcocer, Tinajas, Villar del Águila o incluso la propia ciudad conquense. Me gustaría comenzar contándoos el caso más famoso de Cuenca, “Las Brujas de Mangana”.

    Año 1.615, plena época de caza de brujas. La creencia en estas mujeres y las supersticiones están en auge en toda Europa. Unos años antes en el 1.610, tiene lugar el Auto de Fe más famoso de la historia de España: la quema de las brujas de Zugarramurdi en Logroño. El fenómeno brujeril también se hace eco en nuestras calles. Las crónicas nos cuentan que varios vecinos del barrio interpusieron una denuncia a las autoridades, tras ver a algunas mujeres realizando algunos actos que describían así: “Todas las noches se oían gritos extraños, ruidos alarmantes e incluso las vieron realizar danzas macabras consistentes en hacer círculos y arrojarse finalmente al suelo. Se oían rezos, se quitaban y se ponían la toca y rezaban por la presencia del mismísimo demonio”.

    “Todas las noches se oían gritos extraños, ruidos alarmantes e incluso las vieron realizar danzas macabras consistentes en hacer círculos y arrojarse finalmente al suelo...."

    Ataques en Mangana

    El miedo a las creencias ancestrales y a las brujas, tan arraigadas en la época, impide a los ciudadanos del barrio conquense de Mangana actuar. Durante varias noches los vecinos observan los comportamientos extraños de algunas mujeres y cómo éstas, se cuelan en algunas de las casas del barrio. El resultado, se hace eco al amanecer: animales de corral como gallinas, patos o conejos, amanecen muertos debido a lo que, a primera vista, parecían rituales satánicos. Pasan las noches y los hechos se agravan. Una familia fue atacada en el establo de su vivienda, mientras daban de comer a sus burros. En otra casa, una mujer mayor fue agredida de forma violenta mientras dormía, causándole rotura en una pierna y en la clavícula. Ya con la salida del sol, unos gritos desgarradores hacían sonar las alarmas… en una vivienda descubren que un bebé de tan solo un año estaba muerto, aparentemente por asfixia.

    Los vecinos invadidos por el miedo y cansados de esconderse, acudieron a la Santa Inquisición. Un comisario de la orden se encargó de las investigaciones y en un principio, acusó a tres mujeres. Dos de ellas se dedicaban a curar el mal de ojo, la otra, vivía solitaria y su oficio era currar la impotencia sexual. Cuando el Santo Oficio acudió a detener a estas presuntas brujas, las tres mujeres ya habían desaparecido. Tras algunos registros fallidos, en varias casas del barrio, localizaron a dos mujeres que fueron presentadas a juicio acusadas de brujería, basándose en que realizaban pócimas y hechizos, cuando en realidad lo único que hacían eran pócimas amorosas para conquistar a los hombres…

    ¿Brujas o abundancia de conocimiento?

    Muchos son los casos de brujería que hay en Cuenca, traeré más. Ahora, y para finalizar, quería dejaros una reflexión personal: Como pasó en muchas cacerías de brujas, el resultado fue la total y absoluta ignorancia. Se persiguió a mujeres que, por suerte o por desgracia, eran adelantadas a su tiempo, ya que, en mi opinión, el único pecado que cometieron fue tener abundancia de saber y de conocimientos.

    Contenido archivado en:
    Leyendas Cuenca
      PUBLICIDAD
    • Netvoluciona
    Síguenos en:
    Advertisement