Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Foto: modelarte
Foto: modelarte

La moda del agua envasada en cartón de la que Solán de Cabras fue pionera

Solán de Cabras patentó la idea de envasar agua en tetrabrick en 1980, una idea que han continuado varias empresas en la actualidad, y que le supuso una gran expansión y el inicio de otro de sus grandes productos, el Bisolán

3/2/2022 - Vanesa Moreno
3/2/2022 - Vanesa Moreno

La sostenibilidad y el reciclaje se han convertido en lemas imprescindibles a seguir, sobre todo, para las empresas. Las sociedades dedicadas al envasado de alimentos y bebidas buscan constantemente alternativas para eliminar el plástico al máximo posible en sus productos, e introducir otros materiales más sostenibles y biodegradables.

Son muchas las compañías dedicadas a la industria del agua que han buscado soluciones a esta problemática, y muchas de ellas han coincidido en una alternativa al plástico: el cartón. Sin embargo, son varias las opiniones que aseguran que el brick no es una alternativa más sostenible, ya que de momento, no se puede reciclar al 100% un tetrabrick, pero sí se ha comenzado a estudiar un reciclaje al completo en botellas de plástico, además de que su precio es superior.

A pesar de este hecho, empresas como Bezoya, LY Company Group o Segalfs han puesto en marcha el envasado de agua en cartón, una moda que no tiene su origen en el siglo XXI, sino en los años 80 del siglo pasado, y de la mano de la empresa conquense Solán de Cabras.

La compañía, que recoge el agua del manantial con el mismo nombre ubicado en Beteta, sacó al mercado en 1980 el primer brick de agua. Este lanzamiento supuso una gran expansión para la empresa, fue el inicio de su éxito.

Previamente a la llegada del envasado en cartón, el agua de Solán de Cabras se comercializaba en farmacias desde inicios de siglo, un agua que era embotellada a mano en envases de cristal. En 1960, además de continuar en las farmacias, llegaron las primeras botellas de un litro, que se denominaron Borines, y se convirtieron, gracias a la gran fidelidad de la clientela, en pioneros en la venta de agua a domicilio.

Finalmente, la llegada del tetrabrick a esta compañía hace más de 40 años supuso un antes y un después, al que le seguiría la llegada del Bisolán, el zumo de la empresa que se popularizó en el país. Aunque muchas compañías utilicen como estrategia de marketing el tetrabrick como elemento totalmente reciclable y sostenible y vendan el concepto de que es una idea innovadora y revolucionaria, Solán de Cabras se adelantó a su tiempo y allanó el camino que han acabado siguiendo otras empresas.

    PUBLICIDAD
Síguenos en:
Advertisement