Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Segundo viernes de Cuaresma sin carne sobre la mesa

Durante los cuarenta días que preceden a la Pascua, la religión cristiana dicta un periodo de purificación y penitencia. Una de las tradiciones ordena la prohibición de comer carne durante todos los viernes de Cuaresma y el ayuno en el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Actualizado: 26/2/2021 11:48 - María Martínez
Actualizado: 26/2/2021 11:48 - María Martínez
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • Hoy se conmemora el segundo viernes de Cuaresma, en el que, según la tradición cristiana está prohibido comer carne. Tras los excesos del Carnaval, vimos como en el Entierro de la Sardina, se ponía fin a la algarabía de las fiestas de disfraces para dar paso a la solemnidad de la Semana Santa. En este periodo, denominado como Cuaresma, los católicos entran en un periodo de reflexión, en el que la purificación de los pecados, antes de la llegada de la muerte de Cristo, es obligada. Pero, ¿por qué no se come carne en un día como hoy?

    Según las sagradas escrituras, y los dictados de la Iglesia Católica, la carne representa directamente el cuerpo de Cristo y alimentarse de ella en esta época es una falta de respeto considerable, e incluso un pecado, para los seguidores de estas tradiciones. Así, a medida que nos vamos acercando al día de la muerte de Jesucristo, comer carne los viernes queda prohibido hasta la llegada del día del Sábado Santo en el que esta regla quedará anulada.

    Si nos retrotraemos al inicio de la penitencia por parte de los seguidores de la religión cristiana, debemos trasladarnos al principio de la misma, de hecho, al momento en el que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso para vivir una vida de redención. Esto ha llegado a nuestros días, en el que la abstención de la carne es uno de los sacrificios que tienen que tomarse para la llegada de la Semana Santa. El hecho de que la cuaresma sea una periodo de 40 días, tampoco es baladí. El antiguo Pueblo de Israel anduvo durante 400 años sin hogar fijo por las tierras de Egipto, Moisés vagó por el desierto un total de 40 años y Jesús estuvo 40 días en el desierto, mientras era tentado por el diablo. Así, este periodo de cuaresma tiene un sentido alegórico que se retrotrae a lo largo de la historia de la religión cristiana.

    Qué comer si no quieres probar la carne los viernes de Cuaresma

    Como las restricciones alimentan la imaginación, a lo largo de los años se han ido implementando diferentes tradiciones en lo que respecta a la gastronomía típica de estos días en los que la carne es una alimento vetado. Como el pescado, y en algunos lugares la carne blanca, sí está permitido, se han desarrollado toda una serie de costumbres alrededor de las comidas que sí están permitidas estos días, en las que el bacalao es el rey. Por ejemplo, para comenzar, de primero triunfan los guisados de garbanzos con espinacas; sopas de ajo; arroces con verduras y pescado o tortillas de gambas y bacalao.

    De segundo, evitamos la carne con el típico bacalao con tomate, pescadilla al horno, raya en escabeche o la empanada de atún.

    Y para terminar con el postre, estas fechas están marcadas por las riquísimas torrijas, con las que nos chupamos los dedos en Cuenca; el arroz con leche; la leche frita; las monas de Pascua con el huevo en el centro; la toña alicantina o los pestiños típicos de Andalucía.

    Con estas alternativas es muy fácil evitar la carne. Una vez pasados los 40 días y finalizado el Sábado Santo, se podrá volver a los hábitos alimenticios habituales, a la espera de la llegada de la Semana Santa otro año más. Esperemos que, en el próximo año, podamos disfrutar en Cuenca de estas fechas tan especiales, como hemos hecho siempre.

    Síguenos en:

    Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

    Saber más Aceptar