Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia
Foto: Club Atletismo Cuenca
Foto: Club Atletismo Cuenca

La Carrera del Pavo, 40 años corriendo en Nochevieja en Cuenca

31/12/2020 - Manuel Ruiz-Gómez de Fez
31/12/2020 - Manuel Ruiz-Gómez de Fez

Este próximo día de San Silvestre, 31 de diciembre, no veremos inundadas de corredores las calles de Cuenca, como viene siendo habitual desde hace 40 años.

Sí, porque desde el día de Nochevieja de 1980 se lleva celebrando ininterrumpidamente una carrera el último día del año en nuestra ciudad, sin haber faltado a la cita ni un solo año desde aquel lejano 1980 en que por primera vez se tuvo la idea de organizar una carrera para despedir el año, como era ya tradición en muchos otros sitios.

La Carrera del Pavo de 2020, una edición virtual

La edición de 2020 será virtual, la organización ha convocado la 37ª Carrera del Pavo de una forma diferente a como estamos acostumbrados a verla; lo ha hecho unida a las demás organizaciones de las San Silvestres más importantes de España y se podrá correr pero de otra manera, ya que hay una página web donde inscribirse y luego hay que descargar la APP de la carrera en el móvil para demostrar que se han hecho los 5 o 10 km que exige la organización. La carrera hay que hacerla entre las 8:00 y las 21:00 horas del 31 de diciembre de 2020.

En los carteles que ya podemos ver por toda nuestra ciudad leeremos que es la 37º Carrera del Pavo pero lo que muchos conquenses desconocen es que el año pasado se corrió por cuadragésima vez en la Nochevieja de Cuenca. Esto es debido a que nuestra carrera, que nunca se ha llamado San Silvestre aquí (a pesar de ser la denominación mayoritaria para las carreras que se celebran el último día del año, por ser ese día precisamente el de ese santo), empezó a correrse la Nochevieja de 1980 pero con la denominación de I Cross de Nochevieja. Esa primera edición fue puesta en marcha por un club que por entonces existía en nuestra ciudad, la Agrupación Deportiva Alsimán (acrónimo de Alcarria, Sierra, Mancha, las tres comarcas de nuestra provincia) y por la Diputación Provincial de Cuenca y fue controlada por la Federación Provincial de Atletismo de Cuenca. La salida y la meta de esa primera carrera estaban situadas en la calle José Cobo y la distancia para las categorías de mayores fue de aproximadamente 6 kilómetros. La entrega de premios tuvo lugar en la Diputación Provincial y el primer corredor que tuvo el honor de inscribir su nombre en el cuadro de ganadores de la carrera que despide el año en nuestra ciudad fue Dionisio Visier. Tomaron parte en la prueba un total de 65 corredores entre todas las categorías y por lo visto no hubo participación femenina.

Hay que resaltar como curiosidad que el gran favorito no pudo correr por lesión. Era Ángel Valero, un gran corredor que solía salir victorioso en cuantas carreras disputaba por entonces, pero al no poder participar dejó el camino libre para Dionisio Visier, otro excelente corredor conquense y que era uno de los grandes rivales de Valero.

Nacía así una carrera que con el tiempo se asentaría como uno de los principales eventos de la Navidad en Cuenca pero que empezó titubeante, con mucha incertidumbre. En aquellos años el deporte no se valoraba como ahora, no existían los medios que tenemos en nuestros tiempos como el cronometraje electrónico, el chip, la cantidad de jueces que ahora pueden controlar una prueba… y además los problemas de tráfico que se produjeron en la ciudad no presagiaban que pudiera tener continuidad.

Pero al año siguiente volvió a convocarse esta carrera ahora con la denominación de II Carrera Popular Fin de Año. Está claro que las nomenclaturas no eran muy rigurosas entonces y se daba por bueno que la del año anterior había sido la primera edición de la Carrera Popular Fin de Año (aunque en la prensa local al menos se recogió como I Cross de Nochevieja).

En esta segunda ocasión cambió el recorrido, teniendo su salida en la puerta de la actual Delegación Provincial de Educación, Cultura y Deportes (en la glorieta González Palencia) y la meta en los jardines de la Diputación Provincial. Además el ayuntamiento se unió como organizador también, junto a la A.D. Alsimán y la Diputación Provincial de Cuenca. También hubo casas comerciales patrocinadores que con sus regalos y donaciones ayudaban en la organización del evento.

En esa segunda carrera sí pudo ganar Ángel Valero, imponiéndose en un apretado final al ganador del año anterior, Dionisio Visier, que quedó bastante cerca de él. Esta vez sí hubo participación femenina, siendo la primera ganadora Ana Belén Álvaro que tenía apenas 12 años y sin duda un gran futuro por delante como atleta pero que cambió de deporte y logró ser una gran jugadora de baloncesto. De hecho jugó con España los Juegos Olímpicos de Barcelona/92 donde quedaron en 5º posición y formó parte del equipo nacional de baloncesto femenino que ganó por primera vez el Campeonato de Europa en Italia, en 1993.

En esa segunda edición, según la prensa local, la lluvia y el tráfico deslucieron la prueba, pero estaba claro que la se afianzaba poco a poco esta carrera en nuestra ciudad porque tuvo continuidad al año siguiente, en 1982, con la disputa de la III Carrera Popular Fin de Año.

La tercera edición volvió a cambiar el recorrido, que partió en aquella ocasión del Polideportivo Municipal El Sargal y volvió a tener la meta en los jardines de la Diputación Provincial. Se volvían a convocar, como en las dos ediciones anteriores, categorías inferiores y empezaban a venir a Cuenca corredores y corredoras de pueblos de la provincia, especialmente de Tarancón.

En esta tercera carrera se superaron ya los 200 participantes, se notaba que iba creciendo año tras año a pesar de las dificultades.
Ángel Valero revalidó su triunfo del año anterior siendo Magdalena Navarro la ganadora en categoría femenina.

La "Carrera Popular de Fin de Año" pasa a denominarse "Carrera del Pavo". Su primer vencedor sería Ángel Valero.

Y al año siguiente, en 1983, la carrera pasó a denominarse Carrera del Pavo, siendo su primera edición (que en realidad era la cuarta en nuestra Nochevieja) y la organizaron el Ayuntamiento de Cuenca y la Diputación Provincial. Seguían convocándose categorías diferenciadas, desde benjamines a superveteranos, con recorridos distintos según las categorías (en concreto se hicieron tres circuitos diferentes) debiendo cubrir los atletas absolutos la distancia de 7.200 metros. Las categorías mayores tuvieron su salida y meta en el campo de la Beneficencia, actual campo Joaquín Caparrós.

Vencería por tercer año consecutivo (siendo a su vez el primer ganador de la Carrera del Pavo con tal denominación) el local Ángel Valero. En categoría femenina la ganadora fue Rosa María Navarro.

La carrera de la Nochevieja conquense, ya con su denominación actual de Carrera del Pavo, seguía creciendo, superando en ese año los 500 participantes. Se entregó por primera vez un pavo como premio a los distintos vencedores, aparte del clásico trofeo.

En 1984 se disputa la II Carrera del Pavo en la que Ángel Valero gana por cuarto año consecutivo siendo su último triunfo, aunque continuó venciendo en categoría de veteranos y aparece por primera vez la corredora de San Clemente, Teresa Esteso, que es historia viva de la carrera ya que desde ese año hasta 1995 logró imponerse nada menos que en nueve ocasiones (récord absoluto de triunfos en el Pavo) y subiendo al podio sumando segundos, terceros puestos y triunfos en categoría de veteranas nada menos que en veinte ocasiones.

En el año 1989, por algún motivo desconocido, la carrera retoma su antiguo nombre, el de Carrera Popular Fin de Año. La carrera seguía organizada por el Ayuntamiento y la Diputación de Cuenca.

Al año siguiente la carrera retoma su nombre de Carrera del Pavo, siendo la séptima edición (la sexta había sido la de 1988) y consigue récord de participación, superando los 1.500 corredores entre todas las categorías.

Al comienzo de la década de los noventa, la carrera supera los 2.000 corredores

También desde 1990 hasta 2019 la prueba se ha seguido celebrando el último día del año en nuestra ciudad, afianzándose como uno de los eventos más importantes de la Navidad conquense y creciendo año tras año en participación, llegando a superar los 2.000 corredores.

Los recorridos también se han ido ya oficializándose y la salida desde hace muchos años está en la plaza de España y la meta en el campo de fútbol Joaquín Caparrós y la entrega de premios se hace en el polideportivo El Sargal.

Por tanto han sido cuarenta años corriendo en nuestras calles el último día del año, desde 1980 hasta 2019, aunque en realidad hayan sido 4 Carreras de Fin de Año y 36 Carreras del Pavo, siendo la de este 2020 la 37º edición aunque de forma virtual.

A lo largo de estas cuarenta ediciones han sido 25 los hombres que han inscrito su nombre en el palmarés de nuestra particular San Silvestre, mientras que en mujeres ha habido 17 ganadoras distintas.

En cuatro ocasiones ha habido triunfo extranjero en la categoría masculina, dos keniatas y dos marroquíes, mientras que en la femenina hubo dos triunfos de la ecuatoriana Sandra Ruales y uno de la marroquí Saliha Kaldoun.

Como curiosidad de esta carrera hay que comentar que en los primeros años, siendo ya Carrera del Pavo, se daba un pavo vivo a los distintos ganadores y ganadoras de los diferentes circuitos, llegando a provocar escenas que provocaban la risa de los espectadores del polideportivo El Sargal (la entrega de trofeos era en su pista central) ya que sobre todo los niños eran reacios a coger el pavo.

Durante muchos años se celebraron distintos espectáculos en El Sargal para amenizar la espera de los ganadores, los familiares que los acompañaban y el público en general. Hay que tener en cuenta que hasta que se contó con medios informáticos las clasificaciones se hacían de manera manual y a veces se tardaba bastante en tener todas por la gran cantidad de categorías y participantes que había en ellas.

Récords de la San Silvestre de Cuenca (incluye la Carrera del Pavo y la Carrera Fin de Año):

NOMBRES PROPIOS DE LA CARRERA DE LA NOCHEVIEJA DE CUENCA
A lo largo de estos 40 años han sido muchos los corredores y corredoras destacados en la San Silvestre de nuestra ciudad. Recordamos algunos de ellos.

Dionisio Visier: fue el primer ganador en la Nochevieja de Cuenca, en el año 1980. Aquel año no hubo ganadora femenina. Consiguió estar en el podio en las siguientes ediciones.

Ana Belén Álvaro: primera ganadora, en el año 1981. Era muy joven y se impuso a todas sus rivales, demostrando grandes cualidades como corredora. Sin embargo sería en baloncesto donde lograría sus grandes éxitos como deportista, llegando a participar en los Juegos Olímpicos de Barcelona con la selección española.

Ángel Valero: logró cuatro victorias consecutivas, las dos primeras siendo todavía Carrera Popular Fin de Año y luego las dos primeras ediciones de la Carrera del Pavo. Estuvo más años en el podio y también consiguió ser campeón en la categoría de veteranos. Valero es toda una institución en el atletismo conquense.

Teresa Esteso: sin lugar a dudas la gran estrella de esta carrera. Consiguió inscribir su nombre en el historial de las vencedoras nada menos que nueve veces y subió al podio un total de veinte veces, sumando a sus victorias otros subcampeonatos, terceros puestos y triunfos en veteranas.

Francisco José Cuenca: corredor de Tarancón, ganador en dos ediciones. Fue el que tomó el relevo de Valero como ganador en el Pavo.

Rafael Illán García-Prieto: el malogrado corredor de Fuente de Pedro Naharro ganó dos ediciones del Pavo. Falleció en un accidente en 1994.

Juan Carlos de la Ossa: el de Tarancón es el que más veces ha ganado en la categoría masculina con un total de 6 victorias. Fue olímpico en los Juegos de Pekín de 2008.

Beatriz Ros: consiguió cuatro triunfos consecutivos.

Sandra Ruales: corredora ecuatoriana, ganó en dos ocasiones el Pavo.

Sonia Plaza: la corredora de Cuenca suma cinco triunfos en total, tres de ellos consecutivos

Francisco Javier de León: ganador en tres ediciones consecutivas.

Miriam Casillas: la triatleta olímpica con raíces conquenses consiguió dos triunfos consecutivos en el Pavo. Disputará los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, aplazados al verano de 2021, en triatlón y fue olímpica en Río de Janeiro en 2016 también en triatlón.

Arantxa Ramírez: se ha impuesto en dos ediciones en esta carrera.

Sergio Algarra: ganador en el año 2018, con tan solo quince años, siendo el corredor más joven en ganar en la Nochevieja conquense, y revalidando su triunfo el año pasado.

Ganadores en la Carrera del Pavo que llegaron a ser olímpicos:

En el cuadro histórico de ganadores en la Nochevieja conquense tenemos algunos que han llegado a disputar los Juegos Olímpicos.

Curiosamente de las tres ganadoras del Pavo que han sido olímpicas solamente una, la ecuatoriana Sandra Ruales, lo ha sido en atletismo. Las otras dos lo han sido en otros deportes. Así la primera ganadora, Ana Belén Álvaro lo fue en baloncesto y Miriam Casillas, vencedora en 2012 y 2013, lo fue en triatlón.

En cuanto a los hombres, los ganadores que han logrado estar en unos Juegos Olímpicos sí lo han hecho en atletismo. Es el caso del taranconero Juan Carlos de la Ossa, del etíope nacionalizado español Alemayehu Bezabeh y el madrileño con raíces conquenses Víctor García Blázquez.

Autor: Manuel Ruiz-Gómez de Fez

Corredor popular y maestro de Educación Física del CEIP Fuente del Oro de Cuenca.

    PUBLICIDAD
  • Circuito Retos Virtuales
  • Gasoleos Marin
  • Talleres Manchegos
  • Curso Docencia de la formación profesional para el empleo
Síguenos en:

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Saber más Aceptar
×

Suscríbete

Recibe las noticias de Cuenca, los reportajes y los contenidos más interesantes donde tú prefieras.

Suscribirme