Síguenos:
Edición digital

Espacio Cultural Sanmartino: el arte por el arte

Rodrigo Mora cuenta desde el nacimiento de la asociación hasta sus proyectos para el futuro, donde su principal preocupación es ayudar a jóvenes artistas a encontrar un espacio donde exponer sus obras.

27/12/2020 - Lucía Torres
27/12/2020 - Lucía Torres

El Espacio Cultural Sanmartino ha nacido para dar un lugar a las obras de todos los artistas y para ser mucho más que arte. Para explicarlo, Life! Cuenca entrevista a Rodrigo Mora, uno de los impulsores de este proyecto.

La creación de la asociación es bastante reciente y curiosa, según Rodrigo Mora: “Es un proyecto que ya lleva tres años, pero realmente abrimos el año pasado y es curioso porque era una idea que tenía desde hace mucho tiempo, abrir un espacio dedicado al arte y más en una ciudad como Cuenca”.

Rodrigo cuenta que el primer paso surge de casualidad cuando conoce a Jesús Martín, artesano conquense que hacía el Belén Napolitano de la Diputación. “Decidimos lanzarnos un poco al vacío y hacer un espacio polivalente, porque tenemos de manera permanente el belén Napolitano, pero luego hay otras dos salas que están dedicadas a exposiciones temporales”.

Utilizando a Cuenca como marco, su idea es abarcar más temáticas, no solo la religiosa, y ser un espacio alternativo creado por artistas para exponer sus obras de forma independiente: “Uno de los principales problemas y por lo que surgió un poco el Espacio San Martino es que Cuenca, siendo una ciudad con tanta cultura y con tanto arte, realmente en el casco antiguo no hay ningún espacio expositivo, o los que hay, dependen de política, por así decirlo”.

En esta cuestión, Rodrigo explica que intentarán “sobrevivir” sin subvenciones y mantener su independencia: “Lo que queremos es no tener que agradecer a nadie nada, porque parece que cuando estás subvencionado como que tienes que estar agradeciendo y realmente de momento no nos podemos quejar y podemos seguir adelante”.

Belén Napolitano
Belén Napolitano

En relación con las temáticas, señala que el año pasado “antes de que empezara todo esto hicimos un concierto allí, no es solo pintura o escultura, sino que también todo tipo de arte, poesía, presentaciones de libros… Dar un espacio a esa vida cultural en Cuenca que al final también es necesario”.

La pandemita les ha obligado a posponer proyectos y exposiciones, pero no se detienen en su principal objetivo: “De cara a un futuro, queremos dar a conocer a gente que no encuentre un espacio para mostrar su obra, esa es nuestra principal preocupación, sobre todo jóvenes artistas, con Bellas Artes y la Escuela de Arte Cruz Novillo, al final buscar a gente que le falte un espacio donde mostrar su obra”.

Dedicación y artesanía

Además del Belén Napolitano, este año han creado la exposición ‘Cuenca, tierra de pasión’ y Rodrigo destaca que no solo es un belén, sino que también cuenta con los pasos de la Semana Santa de Cuenca. “Quisimos hacerle ese guiño y muchas de las esculturas son las que hemos querido representar”, añade.

En total, Rodrigo afirma que son 347 figuras solo en este último montaje y que el Belén Napolitano cuenta con 210, más otras 60 que pretenden añadir. Detrás de todo este trabajo y dedicación, se encuentran 15 personas y aunque las figuras las modelan y pintan Jesús Martín y Rodrigo, hay gente que les ayuda con los ropajes, complementos, casas, etc.

Por ello, Rodrigo comenta otro plan para el futuro de la asociación: “Aparte de enseñar todo lo que hacemos, queremos mostrar también cómo se hace, porque es una parte muy bonita. De aquí al año que viene queremos abrir otra parte más, que sería una biblioteca taller para poder mostrar cómo trabajamos las piezas, cómo se hacen, cuecen, pintan, etc”.

También ha explicado por qué el Belén Napolitano ha dejado de hacerse en la Diputación y, lejos de ser una cuestión política, Rodrigo cuenta que simplemente era “inviable tanto material como personal”. El belén contaba con casi 500 figuras, “entonces montarlo para estar 15 días y desmontarlo es algo que sobrepasaba a todo el mundo”.

Ahora, las mejores piezas se han quedado en el Espacio Cultural San Martino y para todas las figuras que han sobrado, por una parte, tienen pensada una exposición permanente en Albacete. Por otra, también se han llevado parte a Monzón, Huesca. De esta forma, Rodrigo afirma que estos “cachitos de Cuenca” se podrán ver y disfrutar en otras partes de España.

El Espacio Cultural San Martino se presenta, no solo como lugar de exposiciones, sino como punto de encuentro y apoyo entre artistas. Además, dar a conocer el trabajo que hay detrás de cada obra y llevar el arte conquense a otras ciudades del país.

    PUBLICIDAD
  • Circuito Retos Virtuales
  • Gasoleos Marin
  • Talleres Manchegos
  • Curso Docencia de la formación profesional para el empleo
Síguenos en:

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Saber más Aceptar
×

Suscríbete

Recibe las noticias de Cuenca, los reportajes y los contenidos más interesantes donde tú prefieras.

Suscribirme