Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

Gaspar y Baltasar más que una tradición navideña en Cuenca

Cuenca es ciudad de tradiciones y una de las que más nos enternece son sus Reyes Magos recibiéndonos en Heras. Años y años aceptando cartas y haciéndolas llegar a sus Majestades para que cada niño reciba sus regalos el 6 de enero.

Actualizado: 4/1/2021 10:38 - Redacción
Actualizado: 4/1/2021 10:38 - Redacción

Muchas son las cosas que se repiten en invierno en Cuenca y más en Navidad: el frío, la nieve, las castañas asadas, el mercado navideño y, cómo no, los regalos. Claro que con ellos, también surge la polémica de la elección del mensajero, ¿Papá Noel o Los Reyes Magos? Y aunque los más pequeños eligen ambas opciones, es cierto que los conquenses tienen debilidad por sus Majestades, que desde hace ya tiempo les esperan en la calle principal de la ciudad para que depositen sus cartas como ya harían sus padres y hasta sus abuelos.

En Heras, una de las tiendas de moda en Cuenca con más historia, tienen su propia tradición que data de los años 40 y que no ha fallado año tras año desde entonces. Agustín Millán, abuelo del actual propietario, Jesús Millán, preocupado porque las cartas con los deseos de los más pequeños no llegaran a sus destinatarios instaló en la puerta de la tienda, antes ubicada en la plaza de la Hispanidad hace ya casi 80 años, dos buzones con forma de Rey de Mago que adquirió en Valencia, probablemente de alguna falla. Desde aquel momento todo conquense que pasa por el establecimiento, entre el día de Navidad hasta el día de Reyes, puede depositar sus cartas con peticiones navideñas en cualquiera de los dos buzones, uno Gaspar y el otro Baltasar. Pero entonces, ¿qué ocurre con Melchor? Muy sencillo, la antigua tienda Heras solo tenía dos entradas por lo que solo fueron necesarios dos buzones que recibiesen las cartas para los Reyes Magos.

Foto buzón Gaspar tienda Heras
Foto buzón Gaspar tienda Heras

Con el paso de los años los buzones han sido restaurados en un par de ocasiones, dice Jesús Millán, lo cual no ha impedido que hayan cumplido con su cita anual año tras año. Tan solo un año estuvieron a punto de ausentarse por el estado de los buzones, pero fue tanta la presión popular que los llevaran a restaurar para poder acudir como cada año a su cita. Gaspar y Baltasar en la puerta de Heras forman parte de la estampa navideña de Cuenca, convirtiéndose en tradición que los vecinos de la ciudad acudan en familia para entregar sus cartas y esperar a que se atiendan sus demandas. Eso sí, Millán nos cuenta que la afluencia de gente es tanta y las cartas son tan numerosas que cada dos días hay que vaciarlas para que no se acumule el envío y puedan llegar todas a manos de sus Magestades.

Casi ochenta años recibiendo cartas y cartas dan para mucho. Los Reyes Magos, muy cortesmente nos han hecho llegar algunos de los mensajes que han encontrado en las cartas y aunque afirman que la mayoría de niños piden juguetes para ellos, otros muchos lo que hacen es pedir por los que no pueden hacerlo.

Álvaro dice que “aunque tenga 11 años y me considere mayor, aun tengo edad para pedir juguetes” y da unas concretas instrucciones para que los reyes no se dejen nada de su pedido, para concluir demandando salud para los niños en guerra y gente que necesita ayuda.

Emma pide muchísimos regalos para los niños pobres, y para ella que “aunque a veces haya discutido con sus padres, en general se ha portado bien”, algunas cosas para su casa nueva y el juego de Masterchef.

Jimena de 5 años, insiste en que esta año ha vuelto a portarse bien y debe ser una fanática de los Pin y Pon, ya que es lo único que le pide a los Reyes Magos; eso sí, les pide la granja, la villa, el barco pirata y otros tantos.

Foto buzón Baltasar tienda Heras
Foto buzón Baltasar tienda Heras

Cuenta Millán que es como un ritual, padres e hijos juntos llegan a los buzones a dejar sus cartas. En cuanto a las peticiones hay de todo, desde juguetes, paz o la felicidad en el mundo, trabajo para algún familiar, dinero o cualquier otra cosa material o inmaterial con un denominador común: la ilusión. Calculan que en total se depositan unas 5000 cada año y Baltasar es al rey que más peticiones le hacen.

La ilusión es el ingrediente oficial de estas fiestas y ponerles el broche final con la llegada de sus Majestades Los Reyes Magos es perfecto, sobre todo si tradiciones así siguen con nosotros. El ritual de dejar las cartas en los buzones de Heras ha viajado de generación en generación. Gracias a Agustín Millán porque aquel lejano día en que hizo realidad esta genial inicativa y a su hijo por mantenerla. Por muchos años más.

Contenido archivado en:
Navidad
    PUBLICIDAD
  • Circuito Retos Virtuales
  • Gasoleos Marin
  • Talleres Manchegos
  • Curso Docencia de la formación profesional para el empleo
Síguenos en:

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Saber más Aceptar
×

Suscríbete

Recibe las noticias de Cuenca, los reportajes y los contenidos más interesantes donde tú prefieras.

Suscribirme