Síguenos:
Edición digital

Imagen principal de la noticia

UCLM Rural: aprobado con nota en la lucha contra la despoblación

Hablamos con Andrés Lillo, estudiante de UCLM Rural, con Cayetano Javier Solana, alcalde de Villaescusa de Haro, y con César Sánchez Meléndez, vicerrector de Cultura, Deporte y Responsabilidad Social del campus de Cuenca, sobre el programa pionero de la Universidad de Castilla- La Mancha.

Actualizado: 10/9/2021 14:13 - Laura Benedicto Melero
Actualizado: 10/9/2021 14:13 - Laura Benedicto Melero
  • PUBLICIDAD Netvoluciona
  • La Universidad de Castilla- La Mancha da un paso al frente para solucionar uno de los principales escollos de sus estudiantes y del medio rural en el que se encuentran. En los espacios despoblados, no hay trabajo, y sin trabajo la España vacía se queda desvalijada. Para romper el círculo negativo que rodea el problema de la despoblación y la falta de salidas laborales en plena meseta interior nace el programa UCLM Rural.

    Los municipios castellanomanchegos con menos de 5.000 habitantes han recibido a los estudiantes que han decidido convertirse en los pioneros de un proyecto sin pasado, pero con un futuro más que prometedor, casi certero. Así lo confirma César Sánchez Meléndez, vicerrector de Cultura, Deporte y Responsabilidad Social: “Ha ido muy bien, ha habido muchas solicitudes. Sabíamos que lo sacábamos con mucha rapidez, pero fue un empeño del equipo del rector y del propio rector para testar cuál era la calidad de este programa en la región. Ha superado todas nuestras expectativas en la vertiente de las administraciones y empresas y también de los estudiantes”.

    Muchas de las solicitudes llegaban por parte de empresas o de los ayuntamientos de la provincia que buscaban perfiles variopintos adaptados a sus necesidades. Entre ellos, se encontraba el de Villaescusa de Haro. En este pequeño pueblo a medio camino entre La Mancha y la Serranía ha podido desenvolverse, desarrollar y crecer Andrés Lillo, estudiante de Administración y Dirección de Empresas de la UCLM.

    Imagen cedida por Andrés Lillo. Andrés en su despacho en Villaescusa de Haro
    Imagen cedida por Andrés Lillo. Andrés en su despacho en Villaescusa de Haro

    En solitario, ha liderado el proyecto turístico del municipio y el resto de las tareas que eso conlleva: diseño de rutas, optimización de los recursos, difusión de la información en redes sociales, diseño de la página web para el turismo… Incluso se ha encargado de estrechar lazos con las empresas de la localidad que pudieran estar interesadas en el proyecto.

    Su relación con el alcalde del municipio, Cayetano Javier Solana, se ha convertido en una pieza fundamental para encajar el puzle diseñado entre el estudiante y el pueblo. “Estamos muy contentos porque los turistas han podido conocer de primera mano la localidad. Nos alegramos por el programa, la ambición y el objetivo de UCLM rural. Andrés ha estado haciendo una gran labor este verano, implicado en el sector turístico del municipio”.

    La experiencia laboral de Andrés ha sido más que gratificante durante los tres meses desde que comenzó su estancia el pasado 22 de julio. “Lo mejor de todo es que las prácticas que se ofertan las piden las empresas, por lo que te necesitan. Vas a estar haciendo cosas de las que vas a aprender, porque no tienen a una persona que se encargue de ese trabajo”. Gracias al esfuerzo de Andrés y sus conocimientos como estudiante, el alcalde reconoce que “se ha incrementado notablemente el turismo este verano en el municipio. Hemos atendido de forma personalizada a todos los turistas que han llegado gracias al programa”.

    Andrés ha podido experimentar en primera persona que la vida en la España vacía, lejos de ser un castigo, puede convertirse en un regalo: “Para la gente que no es de pueblo es un lujo poder salir de la ciudad y comprobar que en un pueblo no hay menos calidad de vida que en una ciudad, al contrario, hay incluso más. Es una buena manera de luchar contra la despoblación y enseñar a la gente que se puede trabajar en las zonas rurales”.

    Cayetano y Andrés en la inauguración del Convento de los Dominicos.. Imagen cedida por Andrés Lillo
    Cayetano y Andrés en la inauguración del Convento de los Dominicos.. Imagen cedida por Andrés Lillo

    La UCLM continúa potenciando el apellido rural a través de otras iniciativas, como los cursos de verano organizados en diversos municipios: Tragacete o Villaescusa de Haro han sido los grandes protagonistas estivales de la institución universitaria y su bandera contra la despoblación. Así, han conseguido generar movilizaciones tanto económicas como sociales.

    Las Diputaciones Provinciales han colaborado aportando 50.000 euros al proyecto, convirtiéndose, como recalca Meléndez, en uno de los principales “músculos económicos del proyecto”. Las prácticas realizadas durante tres meses a través de las distintas empresas son remuneradas, ya que los alumnos reciben una beca de 950 € mensuales. Solo en la provincia de Cuenca se han llevado a cabo diez estancias y ahora en septiembre nuevos alumnos comienzan su andadura, aunque todavía no se conocen datos porque el proceso de preinscripción continúa abierto.

    Las inscripciones superaron las 300 solicitudes y en esta primera edición se han realizado más de 50 prácticas en toda la UCLM. Tres meses de arduo trabajo, de toma de decisiones y de búsqueda de mejoras para revivir los pueblos castellanomanchegos parece que están dando ya sus primeros y sabrosos frutos.

    Síguenos en:

    Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

    Saber más Aceptar